18 Nov. 2011

Los varios conflictos que atraviesan el conflicto de la enseñanza

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Bueno, primero lo obvio, la chispa que encendió la hoguera. El motivo de la confrontación, que es el ProMejora.[...]Este proyecto tiene dos elementos que sin duda permiten encender la mecha. Por un lado quita poder a las autoridades centrales y por otro lado es un proyecto de la oposición política[...] Lo que viene puede más que conflictos llamarse problemas. Uno es que no aparece con claridad la contraposición de proyectos educativos.[...]una lucha política e ideológica, una lucha por el dominio de la enseñanza.[...]En este segundo gobierno del Frente Amplio se han evidenciado en muchas áreas problemas de entendimiento de los funcionamientos institucionales, de los funcionamientos orgánicos en el Estado y de respeto a las jerarquías


OAB: Esta semana estalló el llamado conflicto de la enseñanza o conflicto entre el CODICEN y el Consejo de Secundaria. Cuando uno penetra y busca entenderlo, se encuentra que hay varios temas o conflictos superpuestos.

La enseñanza que gira en la órbita del CODICEN, ya sea que la dirige, la controla o la regula, comprende:

Uno. La educación inicial o pre-escolar

Dos. La enseñanza primaria, es decir, la escuela

Tres: La educación media, que a su vez se divide en media básica, media superior y media técnica

Y cuatro: la educación técnica propiamente dicha

Es decir, comprende todo lo que es educación no universitaria ni terciaria. Y el total del alumnado de estos niveles anda en el país en las 800 mil personas. Y aquí hay un primer dato importante. El 84% de estos niños, adolescentes y jóvenes van a la educación pública, a la escuela, el liceo o el instituto público. Solamente el 16% va a la enseñanza privada, a colegios privados.

Por lo tanto, como problema general del país y de la sociedad, los problemas de la enseñanza pública son los problemas de la enseñanza en general, porque es el problema de al menos 5 de cada 6 uruguayos.

FV: Hace dos viernes se presentaron aquí los datos de la última Encuesta Nacional Factum sobre qué piensan los uruguayos de cómo está la enseñanza

OAB: Exacto. Y vimos que considera que está bien o muy bien el 32% y que la ve mal o muy mal el 55%. Es un juicio claramente negativo: 32 a 55. Pero además la visión positiva de hace cinco años era el 44% y ahora es el 32%.; cayó la visión positiva. La visión negativa era del 44% y ahora es del 52%; subió la visión negativa. En resumen, la gente veía mal a la enseñanza hace 5 años y la ve peor ahora.

Si consideramos que 5 de cada 6 niños, adolescentes o jóvenes estudian en la enseñanza pública y que la gente la ve mal y cada vez peor, se puede tener claro cuál es la dimensión del problema.

FV: Al comenzar dijiste que detrás del conflicto de estos días hay varios conflictos superpuestos ¿Comenzamos a verlos uno por uno?

OAB: Bueno, primero lo obvio, la chispa que encendió la hoguera. El motivo de la confrontación, que es el ProMejora. Es un proyecto experimental a ser aplicado en 20 centros educativos, 3 en escuelas primarias y los otros en la educación media básica. Consiste básicamente en delegarle muchas áreas de decisión a la comunidad educativa de esos centros. Cada comunidad educativa está integrada básicamente por los docentes y los padres. Y deberán discutir y proponer cambios en la educación para que resulte adaptada a las circunstancias del barrio donde está la escuela, liceo o instituto; y luego aplicar esos cambios.

Este proyecto tiene dos elementos que sin duda permiten encender la mecha. Por un lado quita poder a las autoridades centrales y por otro lado es un proyecto de la oposición política, del Partido Nacional y más exactamente de Alianza Nacional, del consejero Daniel Corbo. El ProMejora fue aprobado por el CODICEN y es rechazado por el Consejo de Secundaria y por la Federación Nacional de Profesores de Secundaria.

FV: ¿Este es un primer elemento de conflicto o son varios elementos juntos?

OAB: Son varios juntos. Más que un primer elemento de conflicto se puede decir que son los tres primeros. Uno es el proyecto en sí, que unos apoyan y otros rechazan. Otro es la quita de poder a las autoridades centrales que significa delegar decisiones y ejecuciones en las comunidades educativas de cada escuela, liceo o instituto. Es una descentralización y una apuesta a la participación comunitaria. Por tanto aparece una lucha entre quienes quieren conservar el poder en sus manos y quienes quieren delegarlo.

FV: ¿Y el tercero de estos tres primeros?

OAB: Un conflicto dentro de la izquierda entre quienes quieren impulsar una política llevada a cabo solo por la izquierda y quienes quieren llevar adelante una política de gran consenso nacional, de amplio entendimiento, que implica un gran consenso multipartidario. Precisamente días atrás se dio el primer paso en el ámbito del Senado, cuando se trazó lo que muchos llaman “la hoja de ruta de la reforma educativa”, que es un acuerdo del gobierno, más el Frente Amplio como fuerza política o parlamentaria, más el Partido Nacional, el Partido Colorado y el Partido Independiente.

Es pues un conflicto entre ir por el lado de un proyecto solo de izquierda o ir por el lado de un proyecto de consenso nacional

FV: ¿Y esto divide también a la izquierda?

OAB: Exactamente, por eso lo de los varios conflictos. Divide a la izquierda, divide al Frente Amplio y divide al MPP. En la línea del Consejo de Secundaria, contraria al ProMejora, contraria a descentralizar y en realidad contraria al consenso político, está el Partido Comunista y una parte del MPP. Del otro lado, en apoyo a lo actuado por el Codicen, estaría aparentemente el gobierno –ahora vamos a explicar más detenidamente a qué se está uno refiriendo- y otra parte del MPP; están con claridad los socialistas, la Vertiente Artiguista y todo el astorismo, es decir el Frente Liber Seregni, integrado por Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio y Alianza Progresista. Eso dentro de la izquierda, y además toda la oposición: los blancos, los colorados y el Partido Independiente.

FV: ¿Y qué quiere decir que el gobierno apoya?

OAB: Claramente dieron su apoyo el ministro de Educación y Cultura, la viceministro de la misma cartera y el director de Educación. Sin embargo, las señales presidenciales son muy contradictorias. Y el lunes se verá la posición del presidente, cuando Mujica regrese de México.

FV: Ya has descrito como cinco o seis conflictos detrás de uno solo ¿Qué más?

OAB: Lo que viene puede más que conflictos llamarse problemas. Uno es que no aparece con claridad la contraposición de proyectos educativos. A ver, hay claras diferencias en cuanto al gobierno de la enseñanza, a las cuotas de poder, pero falta que se expliciten con mayor claridad dónde están las grandes diferencias en los programas educativos, en los objetivos y los métodos de educación. Este es un tema que cuando aparezcan con claridad objetivos y proyectos, devendrá en conflictos.

FV: ¿Conflicto de cuotas de poder?

OAB: Sí, pero no simplificar en verlo como una lucha personal por ocupar cargos; es una lucha política e ideológica, una lucha por el dominio de la enseñanza. Sin duda hay una contraposición entre el Frente Amplio como fuerza política de un lado y la izquierda sindical del otro, sindical de la enseñanza. Que expresa además una confrontación de criterios. De un lado los sindicatos expresan la concepción que el tema de la educación compete exclusivamente a los docentes, y que los docentes se expresan a través de su sindicato. Esta es la posición de la izquierda sindical en Secundaria, la de los comunistas y la de parte del MPP. Del otro lado se piensa que la política educativa y la gestión educativa corresponden a toda la sociedad, que se expresa a través del Estado. Es la posición de la mayoría del Frente Amplio y de todos los demás partidos.

FV: ¿Algún otro problema?

OAB: El Frente Amplio y la izquierda siempre creyeron que el tema educación era un tema en que sabían lo que se tenía que hacer. Y cuando está por terminar el séptimo año de gobierno frenteamplista el presidente de la República expresa perplejidad; dice algo así como: no acertamos a solucionar el problema. Es que salvo el Plan Ceibal, que es una revolución, en estos siete años las realizaciones en la educación general han sido pocas.

FV: ¿Algo más? Porque alguien podrá decir que un politólogo sirve para tomar un tema y demostrar que no es uno solo sino que son una docena.

OAB: Para eso sirven los análisis. Precisamente para ver toda la complejidad que hay siempre en cada cosa. Hay mucho más. Pero vale la pena quedarse en una última: el problema del ejercicio de la autoridad, del funcionamiento orgánico, de las jerarquías.

Conviene explicarse. En este segundo gobierno del Frente Amplio se han evidenciado en muchas áreas problemas de entendimiento de los funcionamientos institucionales, de los funcionamientos orgánicos en el Estado y de respeto a las jerarquías. Uno de los más sonados ha sido el conflicto dentro de la propia izquierda en ASSE, en la salud pública. Este es otro. Basta marcar que el CODICEN es el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, de la ANEP, la máxima autoridad. Y que la ANEP tiene, por debajo del CODICEN, varios consejos subordinados, uno de los cuales es el de Secundaria. Entre Secundaria y el CODICEN no hay plano de igualdad, sino que el CODICEN manda a Secundaria. A la confusión contribuye el presidente cuando dice póngase de acuerdo, porque parece que el superior debe entenderse con el subordinado, y no que uno dirige y el otro obedece. Pero es un tema general de este gobierno: el cuestionamiento de las jerarquías.