23 Dic. 2011

¿Qué votarían los uruguayos si hoy hubiera elecciones?: Un país divido en dos bloques y el crecimiento del rechazo político

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

[...]alto porcentaje de gente que dice que votaría en blanco, anularía el voto o que no votaría a ninguno. [...] una cifra de esta magnitud no se puede tomar a la ligera. Es una señal de alarma para todo el sistema político. Lo relevante es que el sistema político no está atendiendo esta señal. [...] En resumen cuatro apuntes, panorama relativamente estable, con un ranking no modificado Frente Amplio-Partido Nacional-Partido Colorado [...] Vasos comunicantes entre blancos y colorados de un lado, y entre frenteamplistas y voto rechazo del otro. [...] Un gran muro que impide el trasvase de votos desde la izquierda a los partidos tradicionales y a la inversa [...] En distinta forma, dominio en sus respectivos partidos de Tabaré Vázquez, Jorge Larrañaga y Pedro Bordaberry.


OAB: Anoche en Monte Carlo TV difundimos la última Encuesta Nacional Factum sobre intención de voto. Fue realizada en todo el país, tanto urbano como rural, en noviembre y primeros días de diciembre. La pregunta formulada como siempre fue: “Imagine Vd. que haya elecciones de presidente y parlamento el próximo domingo ¿a qué partido político votaría?”. Y los datos son estos:


Imagine Vd. que haya elecciones de presidente y parlamento el próximo domingo ¿a qué partido político votaría?

OAB: Una vez más conviene aclarar que este tipo de mediciones, de intención de voto a lo largo de todo el tiempo, es una forma utilizada mundialmente para medir el estado de la opinión pública en relación a los partidos y a los líderes políticos. No son un pronóstico de lo que ocurrirá en las elecciones dentro de tres años, pero sí un termómetro del día de hoy.

Lo primero que surge de estos números es algo muy elocuente: el alto porcentaje de gente que dice que votaría en blanco, anularía el voto o que no votaría a ninguno. Este conjunto, al que llamamos voto rechazo, o voto refractario, o actitud refractaria, alcanza al 11%.

Es una cantidad muy elevada. Aunque sea insistir mucho, conviene aclarar: no son indecisos, no dicen que no saben, no son personas que oculten su intención de voto, que no contestan. No. Son personas que dicen: voto en blanco, voto anulado, no voto a ninguno. Es decir, rechazo a todos los partidos y a todos los líderes. O para decirlo con mayor suavidad, no me convence ningún partido, no me convence ningún dirigente.

FV: Sin duda es un fuerte llamado de atención al sistema político. Pero tú dices que es elevado ¿en comparación con qué?

OAB: En comparación con la historia del país. En todas las elecciones nacionales la suma del voto en blanco y el voto anulado ha estado entre el 2% y el 3%; no más que eso. En las encuestas entre elección y elección, ese porcentaje es todavía mucho menor, habitualmente del 1%, como mucho el 2%. Pasadas las últimas elecciones nacionales, al comenzar 2010, se registraba un 3%.

Pero luego vinieron las elecciones departamentales de mayo del año pasado. Y allí, la suma del voto en blanco, más el anulado, más la abstención, trepó a más del 11% en el conjunto del país; exactamente el 11,1% del electorado residente en el Uruguay. Fue un dato impresionante, un hecho novedoso.

Pero lo más relevante, es que a partir de allí, la gente –un sector importante de gente- comenzó a inclinarse por esta actitud de rechazo: saltó al 9%, llegó a fin del año pasado al 10%, y ahora van tres trimestres consecutivos entre el 12% y el 11%.

FV: ¿Qué quiere decir esto?

OAB: Que algo está pasando. Que una cifra de esta magnitud no se puede tomar a la ligera. Es una señal de alarma para todo el sistema político. Lo relevante es que el sistema político no está atendiendo esta señal. Aclaremos, la gente podrá o no votar en blanco o anulado en esta proporción cuando lleguen las elecciones, quizás no, pero hoy es una importante señal de alarma.

Pero hay otro hecho. El grueso de este voto refractario está constituido por lo que podemos llamar “frenteamplistas desencantados”, es decir, gente que votó al Frente Amplio en las pasadas elecciones nacionales, que hoy no está votando al Frente Amplio, pero que no es atraído por ninguno de los otros partidos: ni por el Partido Nacional, ni por el Partido Colorado, ni por el Partido Independiente, ni por Asamblea Popular.

Es muy interesante observar que para esta gente hay un muro que no pueden traspasar. Pueden desencantarse del Frente Amplio, pero no pueden saltar la valla y votar a alguno de los partidos tradicionales.

FV: ¿Cómo se ve este fenómeno?

OAB: Se ve de varias maneras. Primero, el Frente Amplio, que votó en el 48% y en las primeras encuestas trepaba al 49%, hoy se mueve entre el 40% y el 43%, no más. Hay una pérdida neta de entre 5 y 9 puntos porcentuales.

En segundo lugar, se observa que cuando cae el Frente Amplio grosso modo no suben los partidos tradicionales. Ambos sumados, ambos en conjunto, no suben de manera importante.

Y en tercer lugar porque se ve que lo que sí se mueve, lo que sí sube cuando cae el Frente Amplio, es el voto rechazo.

FV: ¿Y qué pasa con blancos y colorados? Comencemos por el Partido Nacional

OAB: En cuanto al Partido Nacional se puede decir que en línea de larga duración hay una gran estabilidad. Se mueve en general entre el 20% y el 22%. Tuvo una caída en el primer semestre del año, que lo llevó hasta bajar al 15%. Y en la primavera pegó un salto al 24%. Parecería que en eso influyeron varios hechos concatenados: el retiro del ex presidente Lacalle, una figura muy controversial, su sustitución en la Presidencia del Partido por una figura más joven y menos discutida como Luis Alberto Heber y la aparición de otras nuevas figuras como Luis Lacalle Pou, Analía Piñeyrúa, Jorge Saravia.

Porque es necesario remarcar que todas las veces que el Partido Nacional cae, es por pérdida de adhesiones hacia el herrerismo, hacia Unidad Nacional, de gente que se va hacia Bordaberry. Y cuando crece lo hace porque recupera gente desde el Partido Colorado. Hay vasos comunicantes.

La otra mitad del partido está sólida detrás de Jorge Larrañaga, que lidera cómodamente la intención de voto presidencial entre los blancos.

FV: ¿Y qué pasa con los colorados?

OAB: El Partido Colorado se movió desde las elecciones nacionales en una banda de flotación del 11% al 13% y llegó a mitad de este año a tocar el 14%. Es una banda aceptable, que había registrado en el tramo final hacia las elecciones nacionales del año pasado, cuando ya se había producido el crecimiento generado por la figura de Bordaberry. Antes estaba por debajo de ello. En las elecciones saltó hasta alcanzar el 17%, en gran medida por lo que fue un desplome del Partido Nacional.

Ahora, entre el tercer y el cuarto trimestre del año, el coloradismo logra superar la banda de flotación en que se movía y acercarse al resultado de las elecciones nacionales pasadas, al alcanzar el 16%.

El mayor problema que tiene es el fenómeno de hegemonismo interno. Bordaberry domina todo el partido. Para el elector común o está con Bordaberry o no está con el Partido Colorado. Obviamente esto no rige para el colorado duro, de corazón, histórico. Pero para el elector común, flotante, es así.

FV: ¿Se ve entonces una fuerte competencia entre los blancos y los colorados?

OAB: Sí. De un lado el herrerismo y Unidad Nacional son un dique para que los blancos no pierdan voto hacia los colorados, o le capten voto a los colorados. Del otro lado, la falta de un ala diferente a Bordaberry le limita al Partido Colorado la competencia.

Quizás lo más curioso es esto que vamos a decir. Para el ciudadano común, del lado que esté, lo más importante es la competencia entre el Frente Amplio de un lado y los partidos tradicionales del otro. Es decir, Frente Amplio sí, Frente Amplio no. Sin embargo, los elencos políticos se mueven en otras disputas: la lucha de corrientes frenteamplistas entre sí, la gente que se le va al Frente Amplio hacia el voto rechazo, la lucha de blancos con colorados y de colorados con blancos, la lucha entre Alianza Nacional y Unidad Nacional entre los blancos. Y estas competencias son las que aparecen en el primer plano de las noticias.

FV: En resumen

OAB: Cuatro apuntes:

Uno. Un panorama relativamente estable, con un ranking no modificado Frente Amplio-Partido Nacional-Partido Colorado

Dos. Vasos comunicantes entre blancos y colorados de un lado, y entre frenteamplistas y voto rechazo del otro.

Tres. Un gran muro que impide el trasvase de votos desde la izquierda a los partidos tradicionales y a la inversa

Y cuatro. En distinta forma, dominio en sus respectivos partidos de Tabaré Vázquez, Jorge Larrañaga y Pedro Bordaberry.

Hasta el viernes y Feliz Navidad para todos


FICHA TÉCNICA
TITULOEncuesta Nacional Factum
REALIZADO PORInstituto Factum
TIPO DE ENCUESTASondeo Permanente Multimétodo
METODO DE RECOLECCION DE DATOSEntrevista en sus respectivos hogares
UNIVERSO DE REPRESENTACION100% del electorado (urbano, suburbano y rural)
UNIVERSO DE INDIVIDUOSPersonas residentes en los respectivos hogares de 15 y más años de edad
MUESTRADe hogares, por conglomerado, polietápica
TOTAL DE CASOS PRESENTADOS968
FECHA DE REALIZACIÓNNoviembre de 2011
PONDERACIÓNPor voto por lema en elecciones nacionales de 2009 y por tres macro generaciones electorales