27 Abr. 2012

Algunas señales y efectos posibles de las elecciones internas del Frente Amplio

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Dentro de cuatro semanas y dos días se realizan las elecciones internas del Frente Amplio, un acontecimiento de singular importancia para el gobierno y el oficialismo[...] Es una elección cuyo resultado tiene un gran efecto simbólico y puede afectar al gobierno y al oficialismo, mucho o poco.[...] Lo claro es que lo mejor para Mujica es el triunfo de Rubio o el de Agazzi. [...] Lo claro que lo peor para el presidente es el triunfo de Mónica Xavier. [...] En sentido contrario, lo mejor para Astori es el triunfo de Mónica Xavier. Para Vázquez es bueno tanto que gane Mónica Xavier como Enrique Rubio y lo malo es el triunfo de Agazzi.


OAB: Dentro de cuatro semanas y dos días se realizan las elecciones internas del Frente Amplio, un acontecimiento de singular importancia para el gobierno y el oficialismo. Recordemos, porque hace un mes y medio hicimos aquí un primer análisis, que las elecciones se hacen el 27 de mayo, las organiza y controla el propio Frente Amplio, se realizan en locales del Frente Amplio y votan todos los que ya están afiliados al Frente o que se afilien al Frente el mismo día de la elección, en el momento de ir a votar.

¿Qué se vota? Se vota el presidente del Frente Amplio y los miembros del Plenario Nacional. Estos se votan de dos maneras: por listas, que corresponden a los diferentes sectores y corrientes políticas; y se vota por nombre individuales, los llamados “delegados de base”.

FV: ¿Qué pasa con los delegados de base?

OAB: Pasan cuatro cosas. La primera es que son nombres que solo conocen los militantes de comités de base y por tanto, para orientarse en el quién es quién o hay que ser muy militante o se siguen las indicaciones de los aparatos de los grupos políticos más militantes. Lo segundo que pasa es que a los llamados “delegados de base” los vota poca gente ¿cuántos? Más o menos la quinta parte de los que votan listas. Lo tercero que pasa es que como la cantidad de cargos es fija, no depende de la cantidad de votantes, en el Plenario Nacional un “delegado de base” se sienta con la cuarta parte o menos de los votos que un representante de un grupo político. Como quien dice, su voto vale cuatro o cinco veces más en función del apoyo que tiene detrás. Eso les da gran poder, con pocos votos de respaldo, el mismo peso de voto en el Plenario. Lo cuarto que pasa es que cuanto menor es la votación, el voto es más militante y cuánto más militante es el voto, más favorece a grupos como el Partido Comunista, el MPP y en menor grado los socialistas.

FV: ¿Qué cosas hay que atender de estas elecciones?

OAB: Primero que todo lo importante es la cantidad de votantes. En las elecciones nacionales de octubre de 2009, el Frente Amplio obtuvo 1:100 mil votos. Cuatro meses antes, en las elecciones preliminares, en junio de 2009, al Frente Amplio lo votaron 440 mil personas. En las elecciones internas, de afiliados, de 2006, votaron 210 mil personas.

FV: Repito las cifras. Elecciones nacionales octubre 2009: un millón cien mil. Elecciones internas de todos los partidos de junio del mismo año: 440 mil. Elecciones de afiliados del Frente Amplio, noviembre de 2006: 210 mil.

OAB: Como se ve, son tres escenarios diferentes. Hay grupos como la 1001, comunistas y aliados, que tienen un mejor porcentaje de votos cuanto menos gente vota; y grupos como Asamblea Uruguay, la 2121 de Astori, que vota mejor cuanto más gente vota. Los primeros, la 1001, tiene básicamente lo que se llama el voto militante o activo. Astori tiene básicamente lo que se llama el voto de opinión. Por tanto, cuanto más gente vaya a votar se beneficia el astorismo y se perjudica cuanto menor gente vaya.

El tema es que si va menos gente que hace 5 años, es decir, no se llega a superar los 210 mil votos, sale mal parado el Frente Amplio como partido de gobierno y eso afecta al propio gobierno. Para que el gobierno saliera bien parado, pudiera decir que cuenta con el apoyo ferviente de los frenteamplistas, no debería votar menos de un cuarto millón de personas. Aquí hay pues un primer tema y un primer tipo de efectos de esta elección.

FV: ¿Qué otros efectos?

OAB: Otros efectos, los más fuertes desde el punto de vista interno, son de dos tipos. Uno es cuál es la correlación de fuerzas que surge entre las grandes corrientes. Cómo vota Asamblea Uruguay, cómo vota la unión del Nuevo Espacio y la Alianza Progresista, cómo vota el Partido Socialista, el MPP, la 1001, el grupo de Sendic, el de Fernández Huidobro, la Vertiente Artiguista y los demás sectores. Los resultados de cada uno van a arrojar pérdidas para unos, ganancias para otros y algún que otro empate.

Pero el efecto mayor es el resultado de la competencia por la Presidencia del Frente Amplio. Hay tres de los cuatro candidatos que compiten en primera fila: Uno es la senadora Mónica Xavier, apoyada por los socialistas y por el astorismo, es decir, por Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio y la Alianza Progresista. Otro es el senador Ernesto Agazzi, candidato oficial del Espacio 609, elegido por el Movimiento de Participación Popular. Y el tercer candidato de primera fila es el senador Enrique Rubio, apoyado por la Vertiente, el grupo de Sendic y un elenco que rodea al presidente Mujica en la Torre Ejecutiva. Cabe recordar que la candidatura de Rubio fue auspiciada por Mujica, como candidato de todo lo más cercano al presidente, y fue rechazada por el MPP.

El cuarto candidato es el sindicalista comunista Juan Castillo, quien en realidad pelea por incrementar el peso de la 1001 en el Frente Amplio, con vistas al futuro y en particular con vistas al posmujiquismo.

FV: ¿Y qué efectos tienen los diferentes resultados de la elección presidencial?

OAB: Un triunfo de Mónica Xavier es una derrota para Mujica, un triunfo para Astori y un buen posicionamiento para Tabaré Vázquez.

Un triunfo de Enrique Rubio es una derrota a dos puntas: para el astorismo y para el MPP. Salen bien parados tanto Mujica como Vázquez

Un triunfo de Ernesto Agazzi es un gran triunfo para el MPP, sale más o menos Mujica y salen muy mal tanto Astori como Vázquez, salen mal el astorismo y los socialistas.

FV: Tú también decías que hay algunas señales

OAB: Sí, las fotografías en las listas de los sectores y en la propaganda electoral. Cabe recordar que por disposición constitucional está prohibido el uso de la imagen del presidente de la República en un acto de carácter partidario. Sobre las demás fotografías, hay una discusión importante dentro del Frente Amplio, que ha establecido complicadas y polémicas reglas de juego.

La intención de los grupos es:

La lista 609 y el MPP, identificarse con las caras de las senadoras Lucía Topolansky y Constanza Moreira.

La lista 1001 busca identificarse con toda la historia del Frente Amplio: Seregni, Crottogini, Tabaré Vázquez, Brovetto.

Con Tabaré Vázquez en particular buscan identificarse los socialistas, la unión del Nuevo Espacio de Michelini y la Alianza Progresista del intendente de Maldonado Oscar de los Santos, la Vertiente, el grupo de Sendic.

Y la lista 2121 de Asamblea Uruguay se identifica con su líder, Danilo Astori.

Además, los diferentes grupos van a utilizar caras propias, como las de Rafael Michelini o Eleuterio Fernández Huidobro.

Lo claro es que hay un espectro de listas que buscan la referencia a Tabaré Vázquez y otros que no: la 2121 con Astori o la 609 con Lucía Topolansky y Constanza Moreira. Y la 1001 que busca identificar con todos los presidentes del Frente Amplio, que es como no identificarse en particular con ninguno, o querer absorber a todos.

FV: ¿Conclusiones?

OAB: Es una elección cuyo resultado tiene un gran efecto simbólico y puede afectar al gobierno y al oficialismo, mucho o poco.

Lo claro es que lo mejor para Mujica es el triunfo de Rubio o el de Agazzi. Hay quienes en su entorno dicen que lo mejor para el presidente es el triunfo de Rubio. Lo claro que lo peor para el presidente es el triunfo de Mónica Xavier.

En sentido contrario, lo mejor para Astori es el triunfo de Mónica Xavier. Para Vázquez es bueno tanto que gane Mónica Xavier como Enrique Rubio y lo malo es el triunfo de Agazzi.