18 May. 2012

¿Qué votarían los uruguayos si hoy hay elecciones? ¿Qué votarían dentro del Partido Nacional?

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

El Frente Amplio que obtuvo el 48% en las últimas elecciones nacionales, desde hace año y medio se mueve entre el 40% y el 44%. [...] El Partido Nacional que obtuvo el 29% en las pasadas elecciones nacionales, ha oscilado en los dos últimos años entre el 20% y el 24%, con excepción del segundo trimestre de 2001, previo al retiro de Lacalle, en que luego de una persistente caída llegó al 15%. [...] el coloradismo [...] en el último trimestre de 2011 y el primero de 2012, recupera ese voto ocasional que tuvo en las elecciones pasadas y ahora alcanza el mismo nivel de votación de octubre de 2009.[...] De los tres grandes partidos, en dos por ahora no hay carrera presidencial. [...] Como podemos ver, Larrañaga se encuentra grosso modo en la mitad del Partido Nacional. Los candidatos sumados de Unidad Nacional,[...] grosso modo da un poco más de la tercera parte del Partido Nacional. [...] Por un lado Larrañaga sigue sólido, con medio partido detrás suyo. Del otro lado Unidad Nacional debe definir una candidatura y despejar las dudas e interrogantes que existen en la gente. 


OAB: Hoy vamos a analizar los últimos datos de intención de voto de la Encuesta Nacional Factum en el escenario hipotético de que hubiera elecciones el próximo domingo. Estos datos -.que hoy ampliamos y profundizamos- ya fueron presentados en Monte Carlo TV el martes pasado.

Hoy naturalmente no hay elecciones, por tanto no hay campaña electoral. Sin embargo, es interesante marcar que 8 de cada 10 uruguayos tienen claro a qué partido político votarían hoy.

La medición de la intención imaginaria de voto en forma permanente, es una técnica empleada desde hace más de tres décadas en el mundo entero, por más de 200 universidades de primera línea y más de 1000 institutos y empresas de opinión pública. Esta técnica comenzó en Estados Unidos a fines de los años 40, y hace entre tres y cuatro décadas se extendió al mundo entero. 

¿Qué sentido tiene? Tiene el sentido de ver por dónde anda el pensamiento de la gente en materia de preferencias y rechazos a partidos políticos, qué haría en caso de elecciones, qué fidelidad mantienen los partidos políticos, cómo impacta la gestión de gobierno sobre oficialismo y oposición.

En el caso de Factum, la pregunta que se hace desde 1991 es: "Imagine Vd. que haya elecciones el próximo domingo ¿A qué partido político votaría?" Y los datos, al cierre del primer trimestre de 2012, da lo siguiente

FV:


Oscar ¿algunas consideraciones?

OAB: Varias. El Frente Amplio que obtuvo el 48% en las últimas elecciones nacionales, desde hace año y medio se mueve entre el 40% y el 44%. Ahora está más cerca del techo que del piso de esta banda de flotación, inferior a la votación anterior.

El Partido Nacional que obtuvo el 29% en las pasadas elecciones nacionales, ha oscilado en los dos últimos años entre el 20% y el 24%, con excepción del segundo trimestre de 2001, previo al retiro de Lacalle, en que luego de una persistente caída llegó al 15%. Después de los cambios internos se recuperó, y volvió a la banda de flotación del 20% al 24%. Ahora está en el medio de esa banda.

El Partido Colorado obtuvo el 17% en las elecciones pasadas. Si se analiza el comportamiento de la opinión pública en 2009, se observa que hasta muy próximo a las elecciones la intención de voto al coloradismo se situaba en el 13%. Trepó del 13% al 17% sobre el final, en los últimos días, como producto de la caída del Partido Nacional.

Esos cuatro puntos porcentuales fueron un voto puntual, ocasional. Precisamente luego de las elecciones y hasta hace seis meses, el coloradismo oscilaba en la misma banda de flotación que tuvo en los meses anteriores a las elecciones nacionales: entre el 11% y el 13%. Pero ahora, en el último trimestre de 2011 y el primero de 2012, recupera ese voto ocasional que tuvo en las elecciones pasadas, consolida esos cuatro puntos porentuales, y ahora alcanza el mismo nivel de votación de octubre de 2009.

FV: Vimos los tres grandes partidos ¿qué pasa con el resto de opciones?

OAB: El Partido Independiente se mantiene estable en el 2% que registró en los comicios.

Lo persistente es la existencia de un fuerte segmento de personas que dicen que votarían en blanco o anulado, o que no votarían a ninguno. Este segmento se mueve entre el 9% y el 12%. Lo analizamos en profundidad el 4 de mayo, aquí en Radiocero y Radio Monte Carlo.

FV: Esta es la competencia entre los partidos ¿qué pasa ahora con la competencia al interior de los partidos, con la carrera presidencial?

OAB: De los tres grandes partidos, en dos por ahora no hay carrera presidencial. En el Partido Colorado la candidatura de Pedro Bordaberry es dominante, hegemónica, sin competencia a la vista. Si nada cambia, es el candidato único del Partido Colorado. Y hasta que no haya cambios, no interesa esta carrera presidencial.

En el Frente Amplio se está a la espera de una definición de Tabaré Vázquez. Si decide ser candidato, no hay competencia alguna y va a ser el candidato único del Frente Amplio a la Presidencia de la República. Si decide no ser candidato, entonces sí se abre la carrera presidencial. Por ahora está en suspenso.

Así que el único partido que tiene carrera abierta es el Partido Nacional

FV: ¿Y cómo es esa carrera?

OAB: Digamos que por ahora hay dos pre candidaturas seguras: la del senador Jorge Larrañaga por Alianza Nacional y la del senador Jorge Saravia por la Concertación Republicana Nacional. Luego hay una pre candidatura independiente, la del senador Sergio Abreu que formó su propio grupo llamado “Dignidad Nacional”. Finalmente está la incógnita de Unidad Nacional, la fracción conformada por el Herrerismo, Correntada Wilsonista, Aire Fresco y otros grupos. En principio abría una candidatura única de la UNA, para la cual corren varios nombres: el diputado José Carlos Cardoso, el senador Francisco Gallinal, el senador Luis Alberto Heber, la diputada Analía Piñeyrúa y, en una situación particular, el diputado Luis Lacalle Pou. Lo que complica es que en principio Lacalle Pou definió la estrategia de crear una gran corriente nacional que se exprese en una lista al Senado y aspirar al máximo premio cinco años después; pero por otro lado, muchos miembros de su entorno hablan a diestra y siniestra que debe terminar siendo el candidato presidencial de UNA.

Eso complica las mediciones, porque ni la gente lo percibe nítidamente como candidato presidencial ni deja de percibirlo como tal.

FV: ¿Veamos cómo va esta carrera?

OAB: Bien. La pregunta se formula a los que en la competencia entre partidos respondieron que votarían al Partido Nacional. Y a ellos se les pregunta: ¿Y a quién del Partido Nacional se inclinaría a votar para presidente de la República?

Si alguien contesta Luis Alberto Lacalle, se le aclara que el ex presidente Lacalle comunicó públicamente que no va a ser candidato, en forma definitiva, y seXX le repregunta a qué otro votaría.

Antes conviene aclarar que los porcentajes que se presentan ahora y se van a presentar siempre, en todos los partidos, para competencia presidencial o de listas parlamentarias, XXson porcentajes sobre el total del electorado. Y estos porcentajes se presentan en número enteros, sin decimales. XX Los datos son estos.

FV:


Jorge Larrañaga 11% del electorado nacional

Luis Alberto Heber, Luis Lacalle Pou, Analía Piñeyrúa y Jorge Saravia, cada uno de ellos tiene el 2% del electorado nacional

Ningún otro candidato llega al 1% del electorado nacional

La suma de los otros candidatos y de los que no se definen dentro del Partido Nacional, esa suma es del 3%

OAB: Bien, tenemos entonces 11 de Larrañaga, más 2 de Heber, más 2 de Lacalle Pou, más 2 de Analía Piñeyrúa, más 2 de Saravia, más 3 de otros e indefinidos, da un total de 22%, que es lo que registra el Partido Nacional.

Como podemos ver, Larrañaga se encuentra grosso modo en la mitad del Partido Nacional.

Los candidatos sumados de Unidad Nacional, es decir del Herrerismo y aliados (Cardoso, Gallinal, Heber, Lacalle Pou, Piñeyrúa), grosso modo dan un poco más de la tercera parte del Partido Nacional.

Y los candidatos de terceros sectores (Abreu, Saravia) más los indefinidos completan el cuadro.

FV: ¿Conclusiones?

OAB: Por un lado Larrañaga sigue sólido, con medio partido detrás suyo. Del otro lado Unidad Nacional debe definir una candidatura y despejar las dudas e interrogantes que existen en la gente. A partir de allí comenzará una buena carrera, que por ahora se ve con dos grandes contendientes: Larrañaga de un lado y el candidato que surja de Unidad Nacional del otro. Siempre y cuando Unidad Nacional logre acuerdo detrás de un único candidato y todos se encolumnen detrás suyo.