30 Nov. 2012

Los juegos de silencios, sorpresas y transgresiones de Tabaré Vázquez

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Una de las grandes virtudes de Tabaré Vázquez como político es el juego de entradas y salidas de escena, la administración de los silencios. [...] Tabaré Vázquez gira desde lo más moderado a lo más radical para luego girar en sentido contrario [...] tiene posturas firmes, intransigentes, [...] el aborto y el tabaquismo. [...] Lo que aparece como transgresión, y por tanto como riesgo político, es plantarse frente a la totalidad o la abrumadora mayoría de su propio partido político.


OAB: Una de las grandes virtudes de Tabaré Vázquez como político es el juego de entradas y salidas de escena, la administración de los silencios. Muchas veces hemos dicho que es uno de los dos líderes políticos uruguayos de las últimas décadas en la administración del mutis, de la salida oportuna de escena; y agrega además la administración de la entrada precisa en escena.

Aunque a muchos de un lado y del otro no guste la comparación, el otro político que fue un virtuoso en el manejo de las entradas y salidas de escena, y en la administración de los silencios, fue el ex presidente Jorge Pacheco Areco.

FV: Existe la impresión de que Tabaré Vázquez ha crecido en opinión desde que dejó la Presidencia de la República

OAB: En gran medida sí. Desde que dejó la Presidencia de la República se mantuvo en silencio y su imagen creció de manera extraordinaria. Luego reapareció, y desde que lo hizo, el año pasado, en febrero, en el aniversario del Frente Amplio, hasta su charla en el Colegio Monte Sexto en octubre, lo que se observó fue una sucesión de errores sin solución de continuidad. Volvió al silencio y a crecer en ese silencio. Lo más claro últimamente es que crece en el silencio y se le complican las cosas cuando abre la boca.

FV: Así que tú mencionas dos virtudes: la entrada y salida de escena y el manejo de los silencios. Y un defecto: cuando rompe el silencio.

OAB: Efectivamente. Conviene aclarar que uno le llama virtudes y defectos al hecho de hacer las cosas bien o mal para conseguir un objetivo político. No son juicios de valor, ni juicios éticos, ni tiene nada que ver con las ideas que alguien defienda.

Con este sentido de las palabras, otra virtud suya es el buen manejo del péndulo. Tabaré Vázquez gira desde lo más moderado a lo más radical para luego girar en sentido contrario. Y eso le permite que en cada momento haya alguien, algún sector, alguna corriente de opinión, que se sienta plenamente identificado con él. Lo riesgoso del péndulo es que cuando está en una punta, está muy lejos de la otra punta, y en ese momento esa gente, ese sector, puede sentirse muy lejos suyo.

FV: ¿Por qué todo esto funciona o por qué le funciona a Vázquez?

OAB: Lo primero siempre es muy obvio: porque lo sabe hacer funcionar. Pero lo otro es porque no ha encontrado que esas virtudes se transformen en debilidades ¿Cómo se puede transformar en debilidades?

Si cuando él se corre hacia posiciones radicales, hay algún adversario, interno o externo, que ocupa firmemente el centro moderado. Si cuando está en silencio, ese silencio le cuesta porque algún adversario aprovecha el momento para dominar la escena.

FV: Por ahora le cuesta poco ¿no?

OAB: Por ahora sí. El caso Pluna es un ejemplo. La oposición está empeñada, con cierto éxito, en bombardear a Astori y su gente y en bombardear a Mujica y el gobierno. Mientras tanto Vázquez, bajo cuyo gobierno se hizo la solución de Pluna que fracasó este año, queda incólume. Nadie se acuerda de él.

Lo curioso es que con todo esto puede navegar tranquilo. Sin embargo, tiene una veta transgresora que, o no puede con ella, o cree que su suerte es infinita.

FV: ¿Qué transgresiones?

OAB: La de enfrentar a todo o una gran parte del Frente Amplio en temas sensibles. O enfrentar a buena parte de la opinión pública.

Para señalar las más importantes. En octubre del año pasado sale a revelar que pidió el apoyo de Estados Unidos, más exactamente del presidente Bush, en un posible enfrentamiento con Argentina por los puentes. Reveló algo que normalmente se mantiene reservado, pero además lo hizo en un momento de aparentemente buen relacionamiento con Argentina y en momentos de fuerte visión negativa del grueso de la opinión pública respecto a George Bush Jr.

E hizo eso como culminación de un año en que había comenzado por la otra punta. Al reaparecer ahora también lo hace por la punta radical, en un discurso duro con la imagen del Che Guevara detrás suyo.

Pero hay transgresiones más importantes.

FV: ¿Cuál señalaría tú como la más importante?

OAB: El tema de la despenalización del aborto y el momento de los pronunciamientos de Vázquez. Para este análisis, no importa que su oposición a la ley sea muy sincera y sentida. Más aún, muchas veces hemos dichos que hay dos temas en los que Tabaré Vázquez tiene posturas firmes, intransigentes, asumidas antes de su ingreso a la política y motivadas en hechos relacionados con su vida personal y familiar: el aborto y el tabaquismo.

Lo que aparece como transgresión, y por tanto como riesgo político, es plantarse frente a la totalidad o la abrumadora mayoría de su propio partido político. Ocurrió en noviembre y diciembre de 2008, y puede volver a ocurrir ahora.

FV: ¿Qué pasó a fines de 2008?

OAB: Hay que recordar el Parlamento, con el voto de la mayoría frenteamplistasy algún voto colorado, aprobó una ley de despenalización del aborto. El presidente Vázquez se enfrentó al Frente Amplio y vetó la ley.

En diciembre sesionó la Asamblea General y se dio un debate que puede calificarse de surrealista: de un lado, casi toda la oposición en apoyo a Vázquez en contra de la despenalización del aborto; del otro lado, todo el Frente Amplio junto con Julio Ma. Sanguinetti en defensa de la despenalización del aborto.

Pero Sanguinetti iniciaba su retiro político, se estaba produciendo un recambio en el liderazgo colorado y su gesto no afectaba a su partido ni a él. En cambio, el Frente Amplio se encontraba en las puertas de unas elecciones en las que debía defender el gobierno y en esa campaña electoral la asociación Frente Amplio-Tabaré Vázquez resultaba fundamental. Y el año electoral se iniciaba con cada uno en una punta opuesta: de un lado el Frente Amplio, del otro lado Tabaré Vázquez

FV: ¿Y ahora qué hay por delante?

OAB: Se ha publicado que Tabaré Vázquez piensa firmar el recurso de referendum contra la ley de despenalización del aborto que impulsó el Frente Amplio. Puede decirse: bueno, firmar es solo habilitar para que el pueblo decida. Pero precisamente cuando en noviembre de 2008 Mónica Xavier le planteó que no vetara la ley y todos se comprometían a impulsar un referendum, para que fuese el pueblo el que decidiese; Vázquez se negó de plano; no aceptó ir a referendum.

Entonces, si firma, no es para que haya referendum, para que la decisión sea del pueblo, sino para oponerse a la despenalización del aborto y una vez más quedar en la punta opuesta a su partido político. Eso, cuando las elecciones se acercan y el Frente Amplio no las tiene todas consigo.

La campaña de recolección seguramente demorará un año, que es el plazo máximo que establece la Constitución. En ese tiempo deben obtenerse cerca de 700 mil firmas válidas, lo que supone tener que recoger algo más, unos tres cuartos de millón de firmas; o por la vía rápida conseguir que vayan a las urnas y apoye el referendum alrededor de 700 mil ciudadanos. Dos veces y media de las voluntades requeridas para un plebiscito constitucional como el de la baja de la edad de imputabilidad1.

FV: ¿Y qué juega Vázquez en todo esto?

OAB: Si las firmas o voluntades no se alcanzan, el Frente Amplio va a festejar y Tabaré Vázquez va a quedar de lado perdedor. Si las firmas se alcanzan, el referendum se hará en el primer semestre de 2014, ya en plena recta final hacia las llamadas elecciones internas del 1° de junio; y si se va por la vía rápida, el referendum se haría en el segundo semestre del año que viene. Entonces, a pocos meses del comienzo del ciclo electoral nacional, estará Tabaré Vázquez de un lado y el Frente Amplio del otro. O el Frente Amplio arriará sus banderas para no oponerse a Tabaré Vázquez y afrontará un gran conflicto interno y con las organizaciones sociales partidarias de la liberalización del aborto.

Como sea, es un escenario muy complicado y riesgoso. Con esta actitud de adherir a las firmas, de concretarse, llevaría al Frente Amplio al límite de riesgo. Potenciaría todos los riesgos.


1 Si se opta por la vía rápida se requieren cerca de 60 mil firmas a recoger antes de mediados de abril. Al mes y medio se convoca a un Acto de Adhesión al Referendum, en el cual deben concurrir y votar por SI cerca de 700 mil electores. Entonces queda habilitado el referendum para su realización aproximadamente dos meses después