15 Feb. 2013

Las elecciones ítalo-uruguayas de hasta el 21 de febrero

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Mariano Tucci

Radiocero y Radio Monte Carlo

Son elecciones italianas, porque se elige el Parlamento italiano y del resultado de esa elección surge el gobierno. Son uruguayas porque se vota en Uruguay y hay cinco uruguayos como candidatos al Parlamento. [...] si los uruguayos que son ciudadanos italianos quieren que haya una representación uruguaya en el Parlamento italiano, por primera vez, nunca ha habido, les sirve votar candidatos uruguayos.


OAB: Empecemos por aclarar el título. Son elecciones italianas, porque se elige el Parlamento italiano y del resultado de esa elección surge el gobierno. Son uruguayas porque se vota en Uruguay y hay cinco uruguayos como candidatos al Parlamento. Y son hasta el 21 de febrero porque no se vota en mesas de votación, sino por correo, mediante sobres que en Uruguay se depositan en los locales de Abitab y la fecha límite de entrega de los sobres es el próximo jueves 21 hasta las 16 horas.

Yendo por orden ¿quiénes votan? Votan todas las personas con ciudadanía italiana inscriptas en el Consulado italiano en Montevideo como residentes en la República Oriental del Uruguay. Las personas con ciudadanía italiana son personas nacidas en Italia o, en su mayoría, nacidas en Uruguay hijos, nietos, bisnietos y más atrás, descendientes de personas nacidas en Italia. Habilitados para votar son alrededor de 75 mil personas

MT: Es decir, es un voto en el exterior, tema que se discutió en el Uruguay junto con las pasadas elecciones nacionales, en 2009

OAB: Exactamente, es una forma de voto en el exterior. Hay dos grandes formas en cuanto al concepto de la representación. El más antiguo, que como ejemplo bastante conocido en el país es el caso de España, donde los ciudadanos residentes en el exterior votan para dentro del país de ciudadanía. Es decir, los españoles en Uruguay votan para España, votan en la región, la provincia y el municipio donde están inscriptos, que es donde nacieron, si ellos mismos nacieron en España, o donde nacieron sus padres. Por tanto, se votan candidatos españoles. Por ejemplo, una persona inscripta en la provincia de Pontevedra, en Galicia, va a votar listas con candidatos de Pontevedra. Este es el método más clásico de voto en el exterior.

El otro método de voto en el exterior, repito en cuanto al contenido, es el que se creó en Italia y se inauguró en Colombia. Los ciudadanos en el exterior votan candidatos del exterior. En Italia se han adjudicado al exterior 12 de las 630 bancas de diputado y 6 de las 315 bancas de senador. Y los candidatos deben residir en el exterior.

Las bancas del exterior se eligen por cuatro distritos, llamados “reparticiones”: Europa (2 senadores y 5 diputados), América del Sur (2 senadores y 4 diputados), América del Norte, Central y Caribe (1 senador y 2 diputados) y el resto del mundo (1 senador y 1 diputado). Como se puede ver, los dos distritos más potentes son Europa y América del Sur. Cada distrito es una sola circunscripción electoral.

En el caso de América del Sur el mayor electorado es Argentina, bastante más atrás viene Brasil, otro tanto más atrás Uruguay, casi como Uruguay está Venezuela, y los otros dos países con un importante contingente de votantes son Chile y Perú. Este es el verdadero escenario de las elecciones

MT: Y como dijiste, hay candidatos uruguayos.

OAB: Exactamente. En América del Sur hay candidatos nacidos en Italia y otros nacidos en América. De los nacidos en América hay 35 argentinos, 5 brasileños, 4 uruguayos y 1 venezolano. Además hay un nacido en Argentina que es candidato en Europa. Y en Uruguay, además de los 4 nacidos en Uruguay, hay un uruguayo nacido en Italia, radicado desde niño en estas tierras, que es también ciudadano uruguayo. En total, como dijimos, cinco los ítalo-uruguayos.

MT: Pero en concreto ¿qué se vota?

OAB: Cada persona para el Senado elige una lista y puede votar por hasta 2 candidatos. Y para Diputados elige una lista, puede ser la misma u otro diferente, y hasta 2 candidatos. Obviamente, si lo que se quiere es que haya una representación uruguaya, el candidato que se elija debe ser un uruguayo

MT: ¿Y cuáles son las listas?

OAB: Se presentan en América del Sur 7 listas. Dos de ellas corresponden a las dos coaliciones que disputan el gobierno y una tercero corresponde a la coalición de centro, que puede llegar a ser decisiva en la formación del gobierno. Recordemos algunas reglas de juego:

Una. Italia es un sistema parlamentario, el Gobierno es el producto de la mayoría en cada una de las cámaras

Dos. La Cámara de Diputados se elige en forma parecida a las juntas departamentales uruguayas: el que gana se lleva la mayoría. En el caso de Italia el que gana dentro de Italia se lleva el 55% de las bancas, por lo tanto, el voto en Uruguay para Diputados no incide en la formación del gobierno. Ese voto sirve sí para buscar un representante de los uruguayos, como pasa en Uruguay con los diputados del interior, que defienden los intereses de sus respectivos departamentos.

Tres. El Senado es más complicado y depende del resultado en cada región de Italia y en cada distrito del exterior. Por lo tanto, la elección del Senado en el exterior es fundamental para la formación del gobierno. En el periodo 2006-2008 los senadores del exterior fueron los que desnivelaron la balanza.

MT: ¿Vemos ahora los alineamientos políticos y los candidatos uruguayos?

OAB: De las dos grandes listas que disputan el gobierno, una es la del centro izquierda, apoyada en Uruguay por el Frente Amplio, que se llama Partido Democrático. Los candidatos uruguayos son dos: Renato Palermo al Senado y Filomena Narducci a Diputados, ambos grandes luchadores de la comunidad italiana en Uruguay y del sindicalismo italiano. El Partido Democrático hoy encabeza las encuestas y tiene la mayor posibilidad de ganar la mayoría en la Cámara de Diputados.

La otra lista que disputa el gobierno es la que apoya a Silvia Berlusconi, llamada Il Poppolo della Libertà, no cuenta con candidatos uruguayos.

La tercera lista corresponde al actual gobierno italiano, al actual primer ministro Monti, de centro puro, o centro centro, con un alto componente católico. Su candidato a diputado en Uruguay es Aldo Lamorte, senador suplente de Alianza Nacional, del grupo de Larrañaga, líder de la Unión Cívica, que cuenta con el apoyo oficial del Partido Nacional. La denominación de la lista es MAIE, que quiere decir Movimiento Asociativo de Italianos en el exterior, y está integrado por la Unión Democrática Cristiana y de Centro. La lista Monti, como se la denomina, puede ser decisiva para formar la mayoría en el Senado junto al Partido Democrático, o ser el fiel de la balanza entre los dos grandes.

MT: ¿Qué otras listas hay?

OAB: Hay cuatro más. A los efectos uruguayos mencionemos dos que llevan candidato uruguayos. Son listas no relacionadas con partidos italianos, que responden a agrupamientos sudamericanos. Una es la USEI, Unión Sudamericana de los Emigrantes Italianos, que postula al Senado al nacionalista Graziano Pascale. La otra se denomina Italianos por la Libertad, es liderada por el actual senador italiano el argentino Esteban Caselli, un hombre que fue muy cercano a Menem, y cuenta como candidato uruguayo con el empresario Enzo Bacchia.

MT: ¿En resumen?

OAB: Tenemos una disputa al Senado, donde los candidatos uruguayos en competencia son el frenteamplista Renato Palermo, que apoya al centro izquierda italiano, que hoy lidera las encuestas; y enfrente al nacionalista Graziano Pascale, de la lista regional USEI, no vinculada a grupos nacionales italianos.

En la disputa a Diputados esencialmente aparecen los nombres de la frenteamplista Filomena Narducci, también del centro izquierda italiano, y el senador del Partido Nacional Aldo Lamorte, vinculado al grupo del actual primer ministro italiano Mario Monti y de la Democracia Cristiana.

En definitiva, si los uruguayos que son ciudadanos italianos quieren que haya una representación uruguaya en el Parlamento italiano, por primera vez, nunca ha habido, les sirve votar candidatos uruguayos. Cuanta más gente vote a candidatos uruguayos, más probabilidad hay que alguno de ellos pueda obtener una banca, especialmente en la Cámara de Diputados donde hay cuatro en disputa.