07 Jun. 2013

Los que votan en las elecciones internas

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Contra lo que creen muchos dirigentes políticos […] en las elecciones nacionales internas, no votan solamente los círculos más militantes [...] Los militantes fuertes y los militantes débiles de los tres partidos, son aproximadamente entre un tercio y algo menos de la mitad de los que votan en las elecciones nacionales internas. [...] los dirigentes no deben limitarse a hablarle a sus círculos duros, sino dirigir el mensaje con mucha fuerza a los que están en su casa, miran y oyen.


OAB: Dentro de un año menos 6 días, exactamente el 1° de junio de 2014, se realizan las mal llamadas elecciones internas. Mal llamadas porque no son elecciones internas sino elecciones generales de carácter preliminar o básico para todo el ciclo electoral nacional y departamental 2014-2015. No son internas porque no se hacen dentro de los partidos políticos ni las organizan los partidos, sino que las organiza y juzga la Corte Electoral y participa la totalidad de los ciudadanos uruguayos que deseen hacerlo, porque el voto es voluntario.

FV: La fecha fue corrida ¿no?

OAB: Sí y vale la pena hacer un comentario. La fecha marcada por la ley es el último domingo de junio. Pero hace un año se resolvió impulsar el cambio de fecha ¿por qué? Porque en la fecha prevista para las elecciones preliminares se disputa el Campeonato Mundial de Fútbol en Brasil. En ese entonces, al 10 de junio, la clasificación de Uruguay era obvia, indiscutible: había obtenido 11 puntos sobre un total de 15, en 5 partidos ¿Quién podía dudar de la clasificación de Uruguay, clara, directa, sin calculadora?

FV: Bueno, ahora andamos con la calculadora

OAB: Exacto. Desde que comenzó a impulsarse la ley a hoy, en los siguientes 6 partidos, Uruguay obtuvo 2 puntos en 18 jugados.

FV: Parece que el cambio de fecha de las elecciones fue yeta para Uruguay

OAB: Total. Lo cierto es que tenemos elecciones preliminares el 1° de junio, para poder ver tranquilos el Mundial de Fútbol.

Bien, entrando ahora directamente en la política. Se oye mucho una afirmación en los dirigentes políticos. Por ejemplo, los dirigentes frenteamplistas dicen “en las internas votan solo los frenteamplistas” y se imaginan a los sufridos militantes de Comités de Base. Se oye a los dirigentes blancos más o menos lo mismo: “en las internas votan solo los blancos” y piensan en los que van a los clubes políticos y se emocionan con la marcha “Tres Arboles”. Se oye a los dirigentes colorados lo mismo: “en las internas votan solo los colorados” y se imaginan a los que usan todo el día corbata colorada y cantan “El Partido Colorado victoriosamente va ...”

Es decir, todos creen que votan solamente los militantes, los activistas.

FV: ¿Y no es así?

OAB: Nada que ver. Salvo que creamos que la mitad de los uruguayos son activos militantes políticos. Y no es necesario hacer estudio parta saber que no es ni parecido. Aún así hemos estudiado el tema.

Y el estudio que vamos a presentar clasifica los votantes de cada partido en cuatro grandes categorías, que vamos a describir, desde lo más militante a lo más dudoso. Las categorías son:

Militante fuerte. Esta categoría corresponde al círculo duro, a los militantes de comité de base o club político. Son por ejemplo los que en el Frente Amplio votan a los delegados de base en las elecciones de afiliados como las realizadas el año pasado.

Militante débil. Los que en circunstancias especiales participan de actividades partidarias o sectoriales. Como ejemplo, los que en esas mismas elecciones frenteamplistas del año pasado votaron las listas de los grupos políticos.

Participantes débiles, no militantes. Los que en los tres partidos votaron en las elecciones nacionales internas o preliminares de junio.

Votantes ni participantes. Los que lisa y llanamente adhieren al partido el día de las elecciones nacionales.

FV: ¿Y que nos dan esas categorías?

OAB: Veamos partido por partido, los tres grandes partidos. Empecemos por el Frente Amplio

FV:


Militantes fuertes: 40 mil

Militantes débiles: otros 180 mil

Solo votantes en elecciones nacionales internas: 220 mil

Solo votantes en elecciones nacionales: 610 mil

Total: Un millón 50 mil

OAB: Primera lectura. Los frenteamplistas de fierro, de comité, esos a los que se refieren los dirigentes, son 40 mil en más de un millón. Son menos del 4% del total de los votantes del Frente Amplio. Pero además y esto es muy importante, representan 1 de cada 10 personas que votan al Frente Amplio en las elecciones internas. Repito: solo 1 de cada 10.

Si se suman los 180 mil militantes débiles, estos dos círculos llegan a 220 mil votos. Esto es la quinta parte del total de votantes frenteamplistas en las nacionales y la mitad de los que votan en las internas. Repito: solo la mitad de los que votan en las internas. Y están incluidos los militantes blandos, cuya lógica es diferente a los militantes de fierro.

Sigamos con el Partido Nacional

FV:


Militantes fuertes: 25 mil

Militantes débiles: otros 115 mil

Solo votantes en elecciones nacionales internas: 310 mil

Solo votantes en elecciones nacionales: 220 mil

Total: 670 mil

OAB: Vemos algo parecido. Los blancos de activismo fuerte, son 25 mil en 670 mil. Son menos del 4% del total de los votantes del Partido Nacional. Pero además y esto también es muy importante, representan 1 de cada 18 personas que votan al Partido Nacional en las elecciones internas. Repito: solo 1 de cada 18.

Si se suman los 115 mil militantes débiles, estos dos círculos llegan a 140 mil votos. Esto es entre la cuarta y la quinta parte del total de votantes nacionalistas en las nacionales y mucho menos de la tercera parte de los que votan a los blancos en las internas. Repito: no llegan a la tercera parte de los que votan en las internas. Y están incluidos los militantes blandos, cuya lógica es diferente a los militantes de fierro. Sigamos con el Partido Colorado.

FV:


Militantes fuertes: 20 mil

Militantes débiles: otros 70 mil

Solo votantes en elecciones nacionales internas: 40 mil

Solo votantes en elecciones nacionales: 260 mil

Total: 390 mil

OAB: Aquí cosas parecidas y hay muchas cosas diferentes. La gran diferencia es que el Partido Colorado tuvo un nivel muy fuerte de votación en las elecciones nacionales respecto a las elecciones internas. En 2009 triplicó los votos de junio a octubre.

Los colorados de activismo fuerte, son 20 mil en más 390 mil. Son algo más del 5% del total de los votantes del Partido Colorado. Y representan 1 de cada 6 ó 7 votantes en las elecciones nacionales internas.

Si le suman los 70 mil militantes débiles, se alcanzan los 90 mil votantes. Y esto sí es importante, a diferencia de los otros partidos, porque representan los dos tercios de los votantes en las elecciones internas.

Ahora bien, nos deja dudas que esto se repita en 2014, porque la baja votación en junio de 2009 se debió a que el Partido Colorado partió con un piso muy débil. Y hacia octubre, especialmente en las últimas 5 semanas, tuvo un formidable trasvasamiento de votos desde el Partido Nacional.

Probablemente esto no se repita, porque el Partido Colorado hoy está mucho mas fuerte que hace cuatro años, cuando las pasadas elecciones nacionales internas de 2009. Entonces, es probable que vote mucho mejor en las elecciones internas y no pegue un salto tan grande hacia las nacionales. Entonces, si vota proporcionalmente mucho mejor en las internas que en 2009, el porcentaje de no militantes se aproximaría al de los otros dos partidos.

FV: ¿Cómo resumes esto?

OAB: Lo resumo de esta manera. Contra lo que creen muchos dirigentes políticos de todos los partidos, en las elecciones nacionales internas como las de junio del año que viene, no votan solamente los círculos más activos, más militantes, a los que los dirigentes ven y oyen con frecuencia. La mayor parte de los votantes en esas elecciones son votantes físicamente más distante de los dirigentes, gente que constituye no el círculo militante sino el círculo de opinión pública.

Conviene repetir. Los militantes fuertes y los militantes débiles de los tres partidos, son aproximadamente entre un tercio y algo menos de la mitad de los que votan en las elecciones nacionales internas.

Dicho al revés, los que votan en las elecciones internas y constituyen una opinión pública no militante, son entre la mayoría y los dos tercios de los votantes de cada partido.

La conclusión mayor es muy obvia: los dirigentes no deben limitarse a hablarle a sus círculos duros, sino dirigir el mensaje con mucha fuerza a los que están en su casa, miran y oyen.