06 Set. 2013

El desafío para el Frente Amplio de los frenteamplistas disconformes, refractarios o indignados

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

En las pasadas elecciones nacionales votó al Frente Amplio el 48,0% del total del electorado nacional. [...] El otro elemento es analizar es el recambio biológico, las altas que se producen por nuevos votantes y las bajas especialmente por muerte. Y en especial estudiar la tendencia de como impactan las altas y las bajas en una elección. 


FV: Como todos los viernes a las 8:30 aquí en Radiocero y en Radio Monte Carlo presentamos el análisis político de Oscar Bottinelli, director general de Factum. El tema de hoy: El desafío para el Frente Amplio de los frenteamplistas disconformes, refractarios o indignados

OAB: En las pasadas elecciones nacionales votó al Frente Amplio el 48,0% del total del electorado nacional , es decir, del total de personas que concurrió a las urnas el 25 de octubre de 2009. Esta es una primera base para analizar el potencial electoral de cualquier partido político, la votación anterior, y a partir de allí analizar subas y bajas. Si el Frente Amplio no tiene ganancias ni pérdida de votos o si por cada voto que gana pierde uno y por cada voto que pierde gana otro, se mantiene en el mismo nivel: no hay pérdidas ni ganancias, sino empate da 48,0% del total de votantes.

El otro elemento es analizar es el recambio biológico, las altas que se producen por nuevos votantes y las bajas especialmente por muerte. Y en especial estudiar la tendencia de como impactan las altas y las bajas en una elección. El análisis de las elecciones de 2004 y 2009 nos permite concluir, en términos gruesos, que cada 5 personas que son dadas de baja, que mueren, 3 de ellas son blancas y coloradas y 2 son frenteamplistas. Esto da una ventaja al Frente Amplio. También puede verse que de cada 11 nuevos votantes, 6 o 7 votan al Frente Amplio y 4 o 5 a los partidos tradicionales.

Bien, el tomar en cuenta todo esto, las altas y las bajas, los nuevos votantes y los que fallecen, todo esto es lo que se llama el recambio biológico. Y por el recambio biológico el Frente Amplio debe agregar casi un 2% a su electorado.

FV: ¿Y en cuánto está ahora? ¿Cuál es la actual intención de voto?

OAB: Según la Encuesta Nacional Factum, el Frente Amplio se mueve desde hace 3 años en una banda de flotación del 40% al 44%. Y en los últimos doce meses se ha movido en una banda más estrecha y con medias más altas, entre el 42% y el 44%. En este momento, cierre del bimestre julio-agosto de 2013, se sitúa en la mitad de esa banda, en el 43%.

Entonces lo que tenemos es lo siguiente: el Frente Amplio tiene un punto de partida del 50% y tiene hoy una intención de voto del 43%. Hay siete puntos porcentuales de diferencia. Entonces, surgen estas preguntas ¿quiénes son esos frenteamplistas que no están votando al Frente Amplio? Y, si es posible saber ¿dónde están, por dónde andan en materia de voto?

FV: Veamos la primera pregunta ¿quiénes son esos frenteamplistas que no están votando al Frente Amplio? Y de paso ¿dónde están, por dónde andan en materia de voto?

OAB: No es fácil simplificarlo. Pero con el riesgo que supone toda simplificación, se puede dividir este electorado en tres grandes categorías, muchas de ellas incompatibles entre sí. Incompatibles entre sí quiere decir que los disconformes de un lado no necesariamente coinciden con los del otro lado, sino que inclusive están más opuestos a los otros disconformes que al grueso de los conformes.

Tengamos en cuenta que no son grupos homogéneos, y por supuesto no son grupos organizados. Es gente suelta. Uno de esos conjuntos podemos definirlo como el de los disconformes de más izquierda. Es el conjunto que tiene dos grandes áreas de disconformidad. Una es el tema de los derechos humanos, o para ser más exactos y precisos, tiene una gran discrepancia, enojo o disconformidad con la forma en que los gobiernos frenteamplistas, éste y el anterior, han manejado el tema de las violaciones a los derechos humanos cometidas por militares y policías durante el periodo militar.

Algo de este conjunto, quizás la mitad del 1%, es muy claro por dónde anda: está votando a la Coordinadora de Unidad Popular, integrada por Asamblea Popular, el Movimiento 26 de Marzo y grupos afines, tras la candidatura presidencial de Gonzalo Abella. Pero queda un buen número de disconformes que por ahora se refugia en decir voto en blanco, voto anulado o no voto a ninguno.

FV: Ese es un primer conjunto. Otro conjunto del otro lado ¿cuál es?

OAB: Se puede decir que en la otra punta del Frente Amplio se ubica un sector culturalmente liberal, económicamente moderado, de centro, socialmente de niveles medios a medio-altos.

Para aclarar ¿qué quiere decir culturalmente liberal? Culturalmente, en sentido antropológico de la palabra, quiere decir en cuanto a valores, a posicionamientos en relación a la vida, la familia, la sociedad. Liberal quiere decir que es partidario de la mayor libertad y de la menor regulación. Culturalmente liberal son los partidarios de la despenalización del aborto, de los derechos de los homosexuales, de la liberalización del consumo de marihuana.

Este es un sector ubicado en niveles medios, constituido por profesionales, personas con oficio o especialización con mucho trabajo por cuenta propia, empresarios individuales, pequeños y medianos comerciantes, prestadores individuales de servicio, talleristas. También empleados de niveles medios a altos. Es un sector que se caracteriza por mucho trabajo personal, poca inversión de capital y mucha capacitación personal, mucho estudio. Es un sector indignado porque el Frente Amplio impuso fuertes impuestos a este sector que estudia y trabaja y en cambio impulsó grandes beneficios y exoneraciones a los que se basan en el aporte de capital y no de trabajo propio. Y no solo en materia de impuestos, sino también de sentirse víctimas de mayores contralores e inspecciones de la DGI y del BPS. No necesariamente lo cultural liberal tiene que estar relacionado con el nivel socioeconómico medio y medio-alto. Pero esa combinación de factores se da en la realidad.

Este conjunto es de izquierda moderada, está lejos del mujiquismo, está indignado con Astori y los equipos económicos. Pero tampoco se siente representada en ninguno de los partidos tradicionales. Y su actitud liberal cultural lo lleva a estar muy enojada con Tabaré Vázquez, y por las mismas razones distanciada del Partido Nacional, del Partido Colorado y del Partido Independiente. ¿Dónde están? Igual que los otros, diciendo: voto en blanco, voto anulado o no voto a ninguno.

FV: Y falta un tercer conjunto

OAB: Bueno, como es obvio, los dos primeros tienen algunos puntos en común, fundamentalmente el liberalismo cultural, pero una gran diferencia en lo socioeconómico: unos son muy de izquierda, los otros de una izquierda muy moderada.

El tercer conjunto es más complicado. No tiene características pronunciadas ni en lo socioeconómico, ni en lo cultural, sino que su disconformidad está con la gestión del gobierno. Se siente confundida con el gobierno, se siente frustrada con los anuncios que quedan en anuncios, y con los anuncios que contradicen otros anuncios, y con la falta de aterrizaje de muchos anuncios. Está totalmente de acuerdo con la orientación del gobierno y está muy desilusionado de la gestión del gobierno. Este conjunto más bien no se expresa de manera refractaria, sino indecisa: no sé qué voy a votar.

No es lo mismo decir voto en blanco, anulado o a ninguno, que decir no sé a quién voy a votar. Pero este conjunto es más impredecible y es más fácil de rescatar por Tabaré Vázquez, si este les ofrece autoridad y capacidad de gestión.

FV: ¿Y cuánto pesa cada grupo?

OAB: Esto es muy difícil de cuantificar, pero se puede decir que son más o menos parejos. Quizás más grande el sector moderado de nivel medio a medio-alto, más chico el sector muy de izquierda, y en el medio el de los desilusionados de la gestión.