24 Ene. 2014

La competencia al interior del Partido Colorado que no es solo por la candidatura presidencial.

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

La competencia del Partido Colorado tiene una peculiaridad: que es que formalmente una competencia presidencial, hay claramente tres candidatos, dos instalados ya de mayor tiempo. […] La competencia presidencial […] es una competencia que la gente no la ve cuando se hace otro tipo de preguntas. La gente ya trabaja […] sobre el siguiente escenario: hacia octubre va de largo Tabaré Vázquez, hacia octubre va de largo Pedro Bordaberry. […] Larrañaga tiene hoy una gran ventaja sobre Lacalle Pou, no es una cosa absolutamente cierta, hay que esperar al primero de junio para saber este actor, cuál va a ser, cuál va a ser el candidato. Entonces, visto así, la competencia presidencial en el Partido Colorado queda desplazada a la competencia entre sectores.


OAB: La competencia del Partido Colorado tiene una peculiaridad: que es que formalmente una competencia presidencial, hay claramente tres candidatos, dos instalados ya de mayor tiempo.

Pedro Bordaberry que está por lo menos de 2009, en realidad viene de corrido desde el 2007, por ahí, o desde las departamentales de mayo 2005. Y José Amorín, que fue candidato presidencial en 2009 y ahora si quedó como candidato presidencial de toda esta nueva corriente que se llama Batllistas de Ley o Nuevo Batllismo, que agrupa lo que fue la candidatura de Amorín, lo que fue la de Hierro López, ahora Tabaré Viera a su frente. Lo de Alberto Iglesias, de la Unión Colorada y Batllista, y otros grupos.

Y en las últimas semanas aparece una tercera candidatura, de un viejo actor político, ex senador, Manuel Flores Silva.

La competencia presidencial aparece muy clara a priori, a favor de Bordaberry. Cuando se le pregunta a la gente en crudo “Ud. ¿A quién piensa votar para candidato a presidente?”. Bueno, aparece una relación de 6 a 1. Quizás un poco menos de 6, con poco más de 1. Entre Pedro Bordaberry y Amorín.

Acá hay que tener cuidado en las encuestas, yo recuerdo un tema que vale la pena relatarlo.

En 1994 la candidatura de Sanguinetti, la fórmula Sanguinetti – Batalla, era hegemónica en el Partido Colorado y detrás de él había varias listas al senado. Una encabezada por Sanguinetti y otra por Batalla.

Cuando se preguntaba a la gente a quién votaba para presidente: Sanguinetti. Al senado decían Batalla inmediatamente. Y yo le ilusiono ópticas para algunos colegas de que la lista del senado de Batalla le ganaba a la que encabezaba Sanguinetti. No fue así. La lista de Batalla no sacó ningún senador, pero hubo que descubrir una técnica que fue ver qué pasaba en los apoyos departamentales que canalizaban el voto a una lista u otra, y ahí se observó que bueno, eso corregía mucho lo que era la apariencia que daba la primera respuesta.

Cuando aplicamos esta metodología dentro del Partido Colorado hoy y vemos los apoyos departamentales, algunos que ha ganado, algún otro que ha perdido el Nuevo Batllismo.

Bueno, encontramos que ya la competencia presidencial entre Vamos Uruguay, el sector directamente de Bordaberry, y el Nuevo Batllismo, que lidera José Amorín y co-lidera Tabaré Viera ya tiene un nivel mucho más reducido que puede ubicarse más cercano al 2 a 1, quizás al 2,5 a 1, la ventaja de Bordaberry sobre Amorín.

FV: Bien ¿Y cómo anda la competencia presidencial, Oscar?

OAB: La competencia presidencial, como dijimos recién, es una competencia que la gente no la ve cuando se hace otro tipo de preguntas. La gente ya trabaja, esto de alguna manera lo dimos por dicho el viernes pasado, trabaja sobre el siguiente escenario: hacia octubre va de largo Tabaré Vázquez, hacia octubre va de largo Pedro Bordaberry.

Bueno, Larrañaga tiene hoy una gran ventaja sobre Lacalle Pou, no es una cosa absolutamente cierta, hay que esperar al primero de junio para saber este actor, cuál va a ser, cuál va a ser el candidato.

Entonces, visto así, la competencia presidencial en el Partido Colorado queda desplazada a la competencia entre sectores.

FV: ¿Y cómo es la competencia entre sectores, entonces?

OAB: Bueno, la competencia entre sectores refleja en gran medida la competencia presidencial.

Por ahora, del lado de Bordaberry, Vamos Uruguay aparece como una cosa única, sin embargo Bordaberry está usando el método de que todo el mundo salga a competir, de alguna manera, que buena parte de la conformación de las listas parlamentarias sobre todo las listas a diputado, en senado podrá ser, podrá no serlo, se ve de otra manera, salga del resultado de las elecciones internas, y así es como ya se empieza a ver en la calle distintos números de lista, como se dice vulgarmente, porque en realidad son de hojas de votación, de candidaturas que apoyan a Bordaberry, varias de ellas encabezadas por actuales diputados y otras por nuevos aspirantes a diputados. Entonces dentro de la competencia entre los grandes sectores del Partido Colorado se da en el caso de Vamos Uruguay una muy fuerte competencia que en algunos departamentos del interior no existe. Hay una figura única. En otros si hay una competencia entre dos o tres sectores bordaberrystas, y en otros muchos, y en Montevideo una gran competencia entre muchas listas por la disputa de los escaños de la banca parlamentaria.

Fuera de Bordaberry los Batllistas, Nuevos Batllistas o Batllistas de Ley, en principio, tienen un tronco principal que es Propuesta Batllista, que fue la unión de sectores de la 15 y del Foro, detrás de Amorín y Tabaré Viera. Y el sector de Alberto Iglesias que proviene del pachequismo, de la Unión Colorada y Batllista, y luego algunos otros grupos que se están sumando. Y bueno, finalmente lo que está detrás de Flores Silva.

FV: ¿Qué conclusiones podemos extraer, Oscar, para ir cerrando?

OAB: La conclusión máxima es que lo que importa en el Partido Colorado esencialmente es la competencia entre los sectores, que se va a ver reflejada: en primer lugar cuál es la relación de voto entre Bordaberry y Amorín, porque no es lo mismo para el Partido Colorado una votación como el 2009, que Bordaberry competía contra varios candidatos, básicamente contra Hierro y Amorín separados, dónde bueno, Bordaberry pasó el 72% del voto colorado y ningún otro llegó al 20%.

Pero no es lo mismo que Bordaberry gane 6 a 1, que Bordaberry gane 6 a 4, son dos escenarios completamente distintos en el posicionamiento del liderazgo global de Bordaberry y de la competencia entre sectores.

Lo que sí parece claro para la elección de octubre, que si el Partido Colorado queda con una dominancia absoluta de un solo sector, es un partido que va a correr debilitado a octubre

Si el Partido Colorado sale con dos sectores fuertes tiene otro potencial, porque tiene ya dos alas diferentes, con matices importantes, desde el punto de vista de valores, desde el punto de vista conceptual, para competir mejor.

Esencialmente, la gran competencia en octubre del Partido Colorado y el Partido Nacional es una: de los dos juntos contra el Frente para que haya balotaje y luego entre el Partido Nacional y el Partido Colorado, cuál de los dos iría a ese eventual balotaje.