05 Dic. 2014

El balotaje, su comparación con octubre y los efectos sobre el gobierno y sobre la oposición

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Terminó el ciclo electoral nacional, las aguas se han calmado y ya empezaron los impactos hacia la nueva etapa del nuevo gobierno, pero igual quedan cosas que hay que ver del balotaje.


OAB: Buen día, Fernando ¿Qué tal? Terminó el ciclo electoral nacional, las aguas se han calmado y ya empezaron los impactos hacia la nueva etapa del nuevo gobierno, pero igual quedan cosas que hay que ver del balotaje.

En primer lugar el resultado da una diferencia de 2 puntos porcentuales, 12 y medio de Vázquez sobre Lacalle Pou, y sugiere algunos análisis el resultado de este pasado domingo con el del pasado 26 de octubre.

Hay un dato que es importante antes de hablar de eso. Tomando la Encuesta Nacional Factum que hemos ido difundiendo, notoriamente el comportamiento electoral del pasado domingo con la encuesta presentada, que daba el panorama de la sociedad una semana antes, no tuvo movimientos. Es decir, se había estimado entre el 53% y el 55% el voto de Vázquez, y estuvo en el 53,6% . El de Lacalle Pou se estimó entre 39% y 41%, estuvo en 41,1%. Y el voto en blanco/ anulado se había estimado entre 5% y 7%, y estuvo en 5,3%. Entonces lo que se observa es que dio lo mismo.

En cambio el 26 de octubre, que dio lugar a algunas interpretaciones un poco ruidosas, insistentes, sobre que se equivocaron todas las encuestas.

Uno habla de la de uno, de la encuesta de Factum. El tema es que era muy simple ir por ese lado. Habíamos manejado al Frente entre el 44% y el 46%, fue 47,8%. El Partido Nacional entre 31% y 33%, dio 31%. El Partido Colorado entre 14% y 16%, dio 13%. En definitiva, los únicos movimientos fueron que el Frente dio 1,8% más y el Partido Colorado 1% menos de los rangos presentados.

Del análisis de encuestas como tal, que ya no vale la pena después de lo que pasó el último domingo, de todo el ruido que se ha hecho -si que estuvo uno por encima y otro por debajo dentro del margen de error-, hay dos formas de analizar, esto puede ser que efectivamente esto que se llama “moverse la muestra”, pero luego los estudios lo que relevan – algo adelantamos en programas anteriores- es otra cosa. Los estudios lo que están relevando es que la gran diferencia que hubo entre octubre y noviembre, es que en octubre el electorado se movió, es decir, en la última semana, y particularmente se está detectando que fue en los últimos tres días, viernes, sábado, y muchísima gente que definía el mismo domingo, hubo mucho cambio y mucha rotación.

Lo más grueso, el Frente Amplio, lo habíamos dicho, ante ese susto de perder el gobierno, la gente de izquierda se volcó hacia el Frente Amplio. Y el Frente Amplio rascó la olla, una acción a todo trapo, y ahí bueno, me dio mucho resultado, captó de Unidad Popular, captó del Partido Ecologista, y captó del Partido Independiente, llamémosle del ala más de izquierda del Partido Independiente.

A su vez hubo otra rotación, el Partido Nacional pierde hacia el voto en blanco y pierde hacia el Partido Independiente, si el Partido Independiente realmente retiene un senador es porque perdió más de 1 punto hacia la izquierda pero recupera 0,4% más o menos 0,5% del Partido Nacional.

El Partido Colorado pierde hacia el Partido Nacional y hacia el voto en blanco, es decir, hay muchos movimientos, los dos grandes movimientos decisivos fueron que el Frente al captar en toda el área más izquierdosa, de centro, centro izquierda, logra ese 1,8 puntos por encima.

Pero lo otro importante es que al haberle quitado al Partido Ecologista 0,4%, que es muy poco, eso fue lo que le dio la mayoría parlamentaria. El 0,4% estamos hablando de que le quitó al Partido Ecologista una suma importante de votos, más o menos 8000 votos. Y al Partido Ecologista le faltaron un poquito más de 4400 para entrar al Parlamento. El Frente Amplio logró quitarle la banca al Partido Ecologista y esa banca es lo que le dio la mayoría parlamentaria.

En cambio en noviembre lo que se observó es otra cosa, es la total quietud, la gente como que tenía decidido el voto a lo largo de esas cinco semanas, y cuando llega la última semana el voto lo tenía muy definido.

FV: ¿Qué diferencias ves entre el resultado del balotaje del pasado domingo y el resultado del 26 de octubre?

OAB: Bueno, en materia de resultados la diferencia es la siguiente, claramente Vázquez vota por encima del Frente Amplio y Lacalle Pou, si claro que vota por encima del Partido Nacional, pero ahí prácticamente se puede hablar de un bloque partidario. Y ahí vota por debajo del bloque Partidos Tradicionales.

El otro dato importante es el análisis de cuanto estuvo cada uno y cómo fue en relación al 2009, Vázquez en relación a Mujica crece más del piso que tuvo el Frente Amplio. Y Lacalle Pou cae más que la suba de los Partidos Tradicionales. Estos son dos datos importantes a tener en cuenta, lo que lleva a que la diferencia fue de casi 9 puntos de Mujica con Lacalle Herrera, y fue de 12,5 de Vázquez con Lacalle Pou, lo que quiere decir que ahí se acentuado a dos puntas. Vázquez dio un poquito más que Mujica, Lacalle Pou menos que Lacalle Herrera.

Lo interesante es analizar que cada uno parte en un juego izquierda-derecha de pisos distintos, entre el 2009 y el juego de 2014.

FV: ¿A qué te refieres con voto del centro a la izquierda y voto del centro a la derecha?

OAB: Bueno, el análisis es el siguiente, esto es análisis grueso, grosero, siempre tomamos prevenciones porque acá en Uruguay se trabaja poco con el eje izquierda-derecha, porque además a la gente que se autodefine de derecha, -cuando los uruguayos se ubican en la izquierda, centro, derecha en Uruguay- les molesta que sean catalogados de derecha. Es un fenómeno muy peculiar en el mundo, porque ya por ejemplo en España en otros países la gente dice con gran orgullo: “Yo soy de derecha”.

Pero hay que usarlo porque es un eje que se usa internacionalmente, en las Ciencias Sociales, se usan esos estudios y no quiere decir que nadie es mejor o peor persona porque sea de izquierda, o no es mejor ni peor porque sea de derecha. Son identificaciones conceptuales, y tampoco tiene que ver que porque cayó el comunismo, porque tiene 200 años el eje izquierda-derecha.

Bien, del centro a la izquierda es agrupar al Frente Amplio, Unidad Popular, Partido de los Trabajadores, Partido Ecologista, y digamos la mitad del Partido Independiente, como se sabe tiene un ala más social demócrata que es la que estuvo a favor de despenalizar el aborto y un ala más social cristiana que es la que estuvo en contra de despenalizar el aborto. Y se observa que hay un electorado que estuvo más proclive a Vázquez, y otro que estuvo más proclive a Lacalle Pou, entonces si sumamos todo eso que llamamos izquierda tenemos que más o menos que el 51,4% del país puede ser catalogado como de izquierda o de centro a la izquierda digamos, el 3,3% neutro fue el que votó en blanco/anulado en octubre, y el 45,3% puede ser catalogado del centro a la derecha.

Bueno, cuando vemos la votación que tuvo cada uno, Vázquez supera a toda la base de izquierda con que arrancó, y la supera en 2,2 puntos porcentuales. Por lo tanto Vázquez capta votos que no son del centro a la izquierda, esto es bastante claro, son votos blancos, son votos colorados, capta de allí.

Pero capta menos de lo que captó Mujica en 2009, Mujica si bien saca un porcentaje de votos menor a Vázquez, la izquierda o el centro-izquierda era menor en el 2009 que en el 2014.

Fenómeno más importante que vemos de octubre respecto a 2009, crece en Uruguay el centro-izquierda, cale el centro-derecha. Y Vázquez crece por encima del centro-izquierda, pero menos de lo que creció Mujica sobre la base que tuvo en su momento. Yo no sé si esto resulta claro...Vázquez logra más pero la base de la que arrancó estaba más arriba. Lacalle Pou cayó muchísimo más que Lacalle Herrera, si en términos porcentuales si, pero como el centro-derecha es menor ahora que hace cinco años Lacalle Pou parte de una base más baja, y si bien cae un poquito más que Lacalle Herrera cae 4,2%, mientras que Lacalle Herrera había caído 3,8%, es decir, es muy poca la diferencia. Cuando se ven porcentajes absolutos sobre el total parece que Lacalle Pou tuvo una caída mayor que la que tuvo, el tema es que el parte de una base menor, y es que más allá de Lacalle Pou, más allá de Vázquez, de Mujica y de Lacalle Herrera, hay claramente en estos cinco años un pequeño corrimiento del centro-derecha al centro-izquierda y este es un tema importante para tener en cuenta.

FV: ¿Cuánto sale fortalecido Tabaré Vázquez con la votación del domingo y cuál es el peso que le queda ahora a Mujica?

OAB: Bueno, yo diría que hay dos temas para terminar muy rápidamente, uno es la relación Vázquez-Mujica, Vázquez se siente asimismo muy fortalecido, y ya ha empezado a jugar muy fuerte, que es un tema para analizar el próximo viernes, la forma en que constituye en gabinete, pero aprovechado rápidamente la elección para marcar que todo ese voto mayoritario que se expresó el domingo fue hacia su persona, no que había votado el Frente, habían votado otros partidos de izquierda, se concentra en centro-izquierda y eso lo lleva a la Presidencia, como que se considera más fortalecido. La realidad es que Mujica tiene un peso parlamentario formidable, como mínimo la mitad de la bancada del Frente Amplio le responde a él y eso puede llevar a mucho más, lo hemos analizado el programa anterior, y ahí es un juego importante, no de cuanto peso tiene cada uno sino de cuanto peso hace valer cada uno.

FV: Para terminar Oscar ¿Cómo queda la situación en el Partido Nacional tras el balotaje?

OAB: En el Partido Nacional es muy claro que Lacalle Pou tiene un relativo debilitamiento en relación a como venía anteriormente, hay muchas señales de que Alianza Nacional está diciendo: “Es un líder de una parte del partido, Larrañaga es el líder de otra parte”, ahí probablemente a Lacalle Pou le serviría la Presidencia del Directorio porque desde el punto de vista formal pasa a ser el interlocutor obligado, diciendo: “Bueno, hay que tratar con todo el partido, no parte por parte”. Y al partido lo representa el Presidente del Directorio, si el Presidente del Directorio es otra persona el va a ser líder de un sector. Y ahí disminuye su peso, sobre todo cuando el resultado electoral no lo catapultó a la cima, y claramente aparece cuestionado del lado de Alianza Nacional que se siente muy fuerte. Empató el número de diputados, la relación de Lacalle Larrañaga fue de seis a cuatro en el Senado, de una votación de votos menor, por lo tanto la situación del Partido Nacional hay que decir que es fluida y que va a ser muy importante lo que pase en el mes de mayo.