13 Abr. 2015

Lecciones sobre el municipio CH

Oscar A. Bottinelli

El Observador

La Ley de Descentralización ha seguido la regla legislativa de las últimas décadas: confundir conceptos, desprolijidad jurídica. Así es que le llamó municipio a un nuevo tipo de órgano, sin advertir que esa palabra define a otro tipo de organismo, el Municipio, de inequívoco sentido tanto en el Código Civil como en la Ley Orgánica de Gobiernos Departamentales: Municipio es sinónimo de Gobierno Departamental. Así que ahora tenemos los “municipios” en la acepción vieja y los “municipios” en la acepción nueva.


La Ley de Descentralización ha seguido la regla legislativa de las últimas décadas: confundir conceptos, desprolijidad jurídica. Así es que le llamó municipio a un nuevo tipo de órgano, sin advertir que esa palabra define a otro tipo de organismo, el Municipio, de inequívoco sentido tanto en el Código Civil como en la Ley Orgánica de Gobiernos Departamentales: Municipio es sinónimo de Gobierno Departamental. Así que ahora tenemos los “municipios” en la acepción vieja y los “municipios” en la acepción nueva. En alguna papelera ha quedado el principio de que cuando en derecho se usa una misma palabra debe referir necesariamente a un solo y único concepto.

En las últimas dos décadas la Corte Electoral ha incursionado en un largo camino de originalidades. Entre ellos, el de marras: creados los nuevos municipios, resolvió distinguirlos por letras. Pero, En tren de originalidades, resolvió que el cuarto municipio no se distinga con una letra, sino con un fonema dígrafo, la C y la H juntas, que fueron parte del alfabeto español desde 1803 hasta 1994 y ya “no se consideran letras independientes”1 Quizás para estar a tono con esos tiempos, en lugar de alcalde debería llamarse alqá?1, como surge del árabe hispánico.

La otra originalidad de la CH es la competencia electoral en ese municipio montevideano dígrafo. Comprende los distritos electorales ATB, AUA, AUB, AXA, AXB AZA, AZB, BAA y BAB,. Sus límites son el Rio de la Plata, Br. Jose Batlle y Ordóñez, Av. Italia, Av. Dr. Luis A. de Herrera, Monte Caseros, Br, Gral. Artigas. En términos más sencillos e imprecisos, incluye total o parcialmente a los grandes barrios de Tres Cruces, La Blanqueada, Parque Batlle, Villa Dolores, Punta Carretas, Pocitos y Buceo (si los barrios se desagregan más, entonces corresponde mencionar Villa Biarritz, Trouville, Pocitos Nuevos o La Mondiola, entre otros). La otra originalidad es que es la única zona municipal de Montevideo en que el Frente Amplio perdió contra los partidos tradicionales sumados en las pasadaas elecciones nacionales. Con los votos del 26 de octubre, el Partido de la Concertación debería partir de un nivel de más del 50% del electorado y el Frente Amplio por debajo del 40%. ¿Por ahí andará al resultado el próximo 10 de mayo? Las encuestas previas a Semana de Turismo marcan una relación inversa. Por lo que, en la comparación entre lo que surge del voto en octubre, lo que marcan previo a Turismo las encuestas y los subsiguientes 45 a 50 días de campaña electoral, debe considerarse el Municipio capitalino de resultado más abierto.

Una incógnita relevante para la competencia interpartidaria es cuánto va a pesar en la decisión de los votantes del CH montevideano la disputa por la “alcaldía” y cuánto va a pesar exclusivamente la disputa por la Intendencia2 Lo que surge claro, en función de estudios de largos años, es que esta zona de Montevideo tiene algunas características fuertes, desde el punto de vista sociopolítico y político electoral: Una es que los electores son lo que se consideran “votantes de opinión”, es decir, que forman su opinión política y su decisión de voto a través de los viejos y de los nuevos medios de comunicación (televisión tradicional, radio convencional, televisión y radio on-line, sitios y portales en internet, prensa en papel y en la web), algo a través de las relaciones interpersonales (fundamentalmente profesionales y laborales, algo menos de amigos y familiares, muy poco de vecinos). Dos, que hay una poca relación en la formación de opinión entre el votante y los elementos formativos en el barrio, especialmente una baja relación con los vecinos. Tres, la casi inexistencia de referentes propiamente barriales o zonales. Cuatro, que las figuras de referencia para los habitantes del CH montevideano no son figuras conocidas por ser necesariamente residentes en el barrio, estrictamente vecinos del mismo vecindario, sino que son figuras conocidas por los medios que residen en esa zona, por lo tanto en el caso más restrictivo figuras departamentales y en el caso más abarcativo, figuras nacionales (con la enorme dificultad de diferenciar entre figuras montevideanas y figuras nacionales).

En la competencia en áreas de fuerte formación del voto a través de la opinión pública, el Frente Amplio lleva una ventaja sobre el Partido de la Concertación. Sus dos candidatos principales son figuras de fuerte exposición pública en la última década. Lucía Topolansky ha ocupado la Presidencia de la República y encabezado la lista senatorial más votada del partido oficialista en 2009, y sigue siendo la segunda figura en la línea de sucesión presidencial. Daniel Martínez fue ministro, presidente de Ancap, senador, senador reelecto y por dos veces consecutivas cabeza de lista senatorial socialista. Los tres candidatos del Partido de la Concertación son nuevos en lides electorales: Garcé saltó al ruedo un par de meses antes de las elecciones nacionales, mientras Novick y Rachetti aparecieron después de ellas, ya en 2015. Esta circunstancia negativa por un lado, por otro la ventaja inicial electoral de los partidos tradicionales más la existencia de un peso fundamental del voto de opinión, parecería que podían indicar la estrategia más favorable al Partido de la Concertación en el Municipio CH, el que cuenta además con un componente social que podría serle más proclive. Esa estrategia consistía en haber postulado candidatos a figuras de gran peso nacional; y haber concurrido con no más de dos candidatos fuertes a la “alcaldía” en disputa. Porque hay un hecho cierto: la sociedad capitalina cree que el próximo intendente va a ser inexorablemente del Frente Amplio; pero subsiste una fuerte incógnita sobre qué partido se alzará con el premio en el CH, en esta zona de Punta Carretas, Pocitos, Buceo, Parque Batlle.


1 Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española

2 Ver La irrupción de las “alcaldías”