17 Abr. 2015

Juegos de poder en el oficialismo: la bancada parlamentaria

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Hoy vamos a analizar los juegos de poder en el oficialismo. Los juegos de poder, los juegos del poder, los juegos en el poder, lo juegos para el poder, son intrínsecos a la existencia del poder. Del poder político y de cualquier forma de poder o de organización. Hay juegos de poder inclusive en partidos políticos verticales, de liderazgo fuerte, y hay juegos de poder aún en gobiernos de países autoritarios.


OAB: Hoy vamos a analizar los juegos de poder en el oficialismo. Los juegos de poder, los juegos del poder, los juegos en el poder, lo juegos para el poder, son intrínsecos a la existencia del poder. Del poder político y de cualquier forma de poder o de organización. Hay juegos de poder inclusive en partidos políticos verticales, de liderazgo fuerte, y hay juegos de poder aún en gobiernos de países autoritarios. La existencia de juegos de poder no es ninguna patología sino algo normal, porque es normal que se busque el poder. Lo que muchas veces cambia es el motivo de esa búsqueda de poder: en unos casos el motivo es ideológico o programático, es decir, el poder para lograr determinado modelo de sociedad, o lograr resultados para un conjunto determinado de la sociedad; en otros casos el motivo es personal, realizarse en la vida mediante el ascenso en la carrera de los cargos públicos, lo que los romanos de la antigüedad llamaban el cursus honorum.

Las disputas de liderazgos y de poder tampoco hay que verlas en sí misma como patologías. Un gobierno no está más dividido porque compitan dos o más figuras por su liderazgo, ni está más unido porque haya una sola persona a su vértice. Todo depende de cómo armonicen esas dos o tres personas, o qué grado de organicidad y eficacia tenga ese líder único.

Dicho esto, hay que tener en cuenta que analizar el juego de poder actual en el Uruguay significa mirar muchas cosas: el juego de oficialismo y oposición, el juego dentro del oficialismo, el juego dentro de la oposición. Y así sucesivamente. Hay mucha tela para cortar.

En los juegos de poder del oficialismo, hay juegos al interior del gobierno, entendido como Poder Ejecutivo, y hay -entre otros- juegos más amplios en el Parlamento.

Para despuntar el análisis hay que aclarar que uno considera que el Frente Amplio y este tercer gobierno frenteamplista cuentan con un liderazgo bicéfalo, dos líderes, uno que ejerce la Presidencia de la República y otro que refleja la mitad o más de la mitad de la bancada parlamentaria. Es decir, hay un liderazgo de Tabaré Vázquez y un liderazgo de José Mujica, cada uno sobre una parte del Frente Amplio. Hay naturalmente un papel conductor de Vázquez sobre el gobierno, que tiene las potestades oficiales del cargo de presidente, y un papel de contrapoder de José Mujica, como primer senador del oficialismo y como líder de la mitad o más del Frente Amplio.

FV: ¿Y cómo se realiza este juego de poder?

OAB: Hay quien ve las cosas muy simplificadas y cree que hay un solo poder o en caso contrario el gobierno se frena y se rompe. Las cosas son más sutiles y más sofisticadas. Se ha visto en estos días como Vázquez jugó fuerte en varios temas; en algunos tuvo que retroceder, como en el caso de suspender sine die la venta de la marihuana en farmacias, y en otros casos está por verse qué pasa, como en el caso del Fondes, un Fondo para el Desarrollo,en que hay un tironeo entre la tesis de que el Fondes sea una palanca para las empresas autogestionadas por los trabajadores, tesis de Mujica y del Pit-Cnt, y la otra tesis del propio Vázquez y del director de Planeamiento Álvaro García, de que sea una palanca de apoyo a las pequeñas y micro empresas.

Bien. Una forma de ver cómo se pueden desarrollar los juegos de poder, los juegos de tira y afloje, de negociación y de imposición al interior del oficialismo, es ver cómo puede jugar la bancada parlamentaria.

FV: El Frente Amplio cuenta con 50 diputados y 16 miembros en el Senado ¿cómo se distribuyen internamente?

OAB: Primero conviene ver la composición por sectores, si te parece Fernando:

FV:

Espacio 609, liderados directamente por Mujica24 diputados6 senadores
Espacio 1001, comunistas y aliados1 diputado1 senador
Socialistas6 diputados2 senadores
Casa Grande(Constanza Moreira, Macarena Gelman, PVP)2 diputados1 senador
Liga Federal(Darío Pérez, Semproni, Mier)3 diputadosSin senador
Lista 711, liderada por Sendic5 diputados2 senadores más el presidente del Senado = 3
Frente Liber Seregni, liderado por Astori9 diputados3 senadores

OAB: Visto este panorama, hay que tener en cuenta que hay muchas situaciones complicadas y fluidas. Una forma de analizar es cuánto siguen a Mujica unos, cuántos siguen a Vázquez , y cuántos están en el medio. Otra forma de analizar es tener en cuenta aspectos más programáticos o ideológicos, y clasificar en quienes defienden valores más libertarios y posturas sociales y económicas de izquierda más dura o clásica, que más o menos se reflejaría en Mujica, y quienes defienden valores más tradicionales y posturas económicas y sociales más moderadas, que en líneas generales se podría reflejar más en Vázquez.

Lo que se puede ver es esto. Conviene ver primero la Cámara de Diputados, que es la más compleja:

Hay 24 diputados del Espacio 609, más 1 de la 1001, más 1 del PVP, 26 diputados en 50 que más o menos se puede ubicar en esa ala de izquierda fuerte, que más allá de apoyos o rechazos personales, juega más cerca de los planteos que refleja Mujica. No quiere decir que sean mujiquistas, como no lo es el PVP, pero hay un alto nivel de coincidencias entre ellos, o mayor nivel de discrepancias con la otra ala frenteamplista

En la otra punta, los 9 diputados del Frente Liber Seregni aparecen como el más firme sostén de Tabaré Vázquez. A ello se puede sumar en un apoyo que no es incondicional, pero que es muy firme, a los tres diputados de la Liga Federal (Darío Pérez, Semproni, Mier).

Hay tres situaciones en particular. Una es la de los 6 diputados socialistas, que si bien se supone que los socialistas son los más cercanos a Vázquez, eso no es así en relación a la llamada “ala garganista”. Es decir, al ala socialista que continúa la herencia de Reinaldo Gargano, que fuera por muchos años secretario general y luego presidente del Partido Socialista. Ya fue muy claro el nivel de crítica de al menos los diputados socialistas de Montevideo al intento de cambio que Vázquez quiere hacer del Fondes. Más allá de la aritmética electoral y dela geometría política que surge de las elecciones, uno tiende a verlo más lejos del presidente que lo que los alineamientos electorales sugieren. Es que en los socialistas una cosa es el alineamiento con Vázquez de los senadoress y otra la postura crítica de los diputados.

La otra situación particular es la Lista 711 que lidera Raúl Sendic. LA 711 votó dentro del sublema “Más Frente Amplio para más desarrollo con igualdad”, junto con el Espacio 609 y la 1001. Sin embargo, se ve a Sendic como un hombre que responde directamente a Tabaré Vázquez y que -a diferencia de lo hecho por Astori en relación a Mujica- no manifiesta pensamiento diferenciado del presidente. Es muy probable que la 711 opere más en sintonía con el presidente que en sintonía con Mujica y con sus compañeros de sublema

La última situación particular es la de la diputada del grupo IR, Macarena Gelman, elegida bajo el mismo sublema con el PVP, detrás de Constanza Moreira. Hoy se la ve también con fuerte sintonía con el presidente.

Por ahí anda los alineamientos en Diputados. En el Senado la mayor diferencia se da en el socialismo, donde sus dos senadores comulgan con el presidente de la República y en ese sentido se diferencian fuertemente de los diputados del mismo sector.

Estos números dan una base para ir mirando como se desarrollan los juegos de fuerza al interior del oficialismo, en el Parlamento