14 Ago. 2015

La crisis en el Frente Amplio por la conducción de la fuerza política

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

La renuncia de Xavier en lo político obedece a las presiones recibidas desde el MPP, los comunistas y el grupo de Sendic, más una parte importante de los delegados de base que responden esencialmente al MPP y a los comunistas. Por la forma en que se plantearon los plazos y condiciones se dejó un gran vacío, y lo que parece claro es que los votantes no fueron advertidos que podía producirse este vacío, o que su voto tenía un valor relativo. Todo esto es consecuencia de la gran tensión que se ha generado dentro del Frente Amplio tanto desde la instalación del gobierno nacional como desde la instalación del gobierno departamental de Montevideo. Mónica Xavier representa en cierto modo el vazquismo-astorismo, enfrentado al mujiquismo en sentido amplio. El problema de fondo que queda es qué credibilidad otorga el Frente Amplio a sus elecciones de afiliados, a sus elecciones internas.


OAB: El domingo 6 de agosto renunció a la Presidencia del Frente Amplio la senadora Mónica Xavier, elegida en elecciones de afiliados del Frente Amplio del 27 de mayo de 2012. Allí votaron 170.500 frentemaplistas. Mónica Xavier obtuvo el 36%. Fue escoltada por el senador Ernesto Agazzi con el 19,3%, en tercer lugar el entonces senador Enrique Rubio con el 15,4% y cuarto el entonces dirigente sindical Juan Castillo, con el 13,1%. Se registró un total de 16,2% votos en blanco. Mónica Xavier le ganó a Agazzi y Rubio sumados.

Conjuntamente con la Presidencia se eligió un Plenario Nacional mediante listas. Allí el Frente Liber Seregni resultó la corriente más votada con el 19%. Los sostenedores de la candidatura Agazzi, básicamente MPP, PVP y el grupo Claveles Rojos, totalizó un 18%. En tercer término aparecen los socialistas con el 15%. El cuarto lugar lo comparten, con el 10% cada uno, la 1001 por un lado y por otro el conjunto que respaldó la candidatura de Enrique Rubio, es decir, la Vertiente Artiguista, Cánepa, Sendic y la lista 800. Por último hubo un 5% para tres listas independientes y un 23% de voto en blanco. Sin duda la corriente más votada fue el voto en blanco.

En esas elecciones se eligieron además los llamados “delegados de base”, elegidos nombre por nombre. El total de votos emitidos en favor de los delegados de base no alcanza al 20% del total de votantes. Como los delegados de base tienen cerca de la mitad de los miembros del Plenario Nacional, se da el caso que tienen una representación que es de alrededor del triple de los votos que obtuvieron. Es un sobrepeso fenomenal

FV: ¿Por qué renunció Mónica Xavier?

OAB: En lo político hay que indicar que su renuncia obedece a las presiones recibidas desde el MPP, los comunistas y el grupo de Sendic, más una parte importante de los delegados de base que responden esencialmente al MPP y a los comunistas. Junto con Mónica Xavier renunciaron los dos vicepresidentes: la senadora Ivonne Passada del MPP y el senador Rafael Michelini, del Frente Liber Seregni. Mónica, socialista, había sido elegido con el apoyo de su sector y también del astorismo, es decir, del Frente Liber Seregni. En lo formal ocurre que el cargo fue elegido por 30 meses Y aquí surge una formidable desprolijidad del Frente Amplio. Veamos:

Uno. Se decide que la presidencia pase a ser elegida directamente por los afiliados.

Dos. Se llama a elecciones para el 27 de mayo, para elegir un presidente por 30 meses, es decir, hasta enero de 2015

Tres. Se resuelve además que no se puede hacer elecciones del FA en el mismo año de elecciones nacionales o departamentales. Por lo tanto, las siguientes elecciones deben hacerse no antes de enero de 2016.

Es obvio que si el mandato vence en enero de 2015 y a su vez el FA se autolimita a hacer elecciones hasta 2016, fuera de toda duda deja un gran vacío: o duraban las autoridades hasta las siguientes elecciones o el cargo deja de ser electivo, que es lo que parece pasa a ocurrir al aceptarse la renuncia de Mónica Xavier. Lo que parece claro es que los votantes no fueron advertidos con claridad que podía producirse este vacío, o que su voto tenía un valor relativo. Lo obvio para los votantes fue que lo que resultaba de la elección se mantenía hasta la elección siguiente, como pasa siempre que se elige algo.

FV: ¿Y por qué se dieron estos hechos?

OAB: Todo esto es consecuencia de la gran tensión que se ha generado dentro del Frente Amplio tanto desde la instalación del gobierno nacional como desde la instalación del gobierno departamental de Montevideo. Mónica Xavier representa en cierto modo el vazquismo-astorismo, enfrentado al mujiquismo en sentido amplio.

De las elecciones de octubre surgió un claro triunfo en bancas parlamentarias en favor del mujiquismo. Vázquez organizó el gobierno con un criterio presidencialista o personalista. De las 15 figuras de nivel ministerial, el MPP solo cuenta con 3 más un cuarto, el ministro de Defensa Fernández Huidobro, aliado personal de Mujica. Es decir, las corrientes mayoritarias del Frente Amplio están en la cuarta parte del gabinete. Y eso lo sintieron como un desplante.

Por otro lado, todas las fuerzas que apoyaron en las elecciones departamentales de Montevideo a Lucía Topolansky fueron excluidas del gabinete capitalino, que quedó formado exclusivamente por figuras que apoyaron la candidatura de Daniel Martínez. Cabe recordar que la Intendencia la ganó el Frente Amplio con la conjunción de las dos candidaturas; los votos de Daniel Martínez solo no le hubieran permitido ganar.

Pero la resistencia a la continuación de Mónica Xavier en la presidencia viene de antes. Sobre todo, desde el inicio de su gestión contó con la formidable y dura oposición de los delegados de base de Montevideo, básicamente comunistas y del MPP.

FV: ¿Y qué puede ocurrir?

OAB: El domingo se verá qué salida encuentra el Frente Amplio. Seguramente designe alguna conducción colectiva. Pero queda el hecho que esta conducción no va a ser lo que eligió la gente, la que eligieron los afiliados del Frente Amplio. El problema de fondo que queda es qué credibilidad otorga el Frente Amplio a sus elecciones de afiliados, a sus elecciones internas. Y eso el Frente Amplio lo tiene que resolver con claridad hacia la realización de nuevas elecciones de afiliados.