21 Ago. 2015

Los problemas de cambios de titularidad en las intendencias departamentales

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Como es de notoriedad hay muchos problemas en una cantidad importante de intendencias departamentales, que están con serias dificultades económicas. Hay otro tema, algo relacionado con el anterior, y es la elevada rotación que se produce al final de los periodos de gobierno departamental, producto de imperativos constitucionales....


OAB: Como es de notoriedad hay muchos problemas en una cantidad importante de intendencias departamentales, que están con serias dificultades económicas. Y además que cuando ha habido cambio de partido o de corriente política departamental dentro del mismo partido, en uno u otro caso se ha salido a denunciar las “herencias malditas”. Ese es un tema.

Hay otro tema, algo relacionado con el anterior, y es la elevada rotación que se produce al final de los periodos de gobierno departamental, producto de imperativos constitucionales. Un dato es muy relevante: de 19 intendentes que asumieron en julio de 2010, solamente 4 terminaron su mandato completo en julio de 2015, es decir, el mes pasado. Los otros 15 renunciaron antes.

FV: ¿A qué se debe este problema?

OAB: Se debe a dos disposiciones constitucionales y al cambio de calendario que introdujo la reforma de 1996. La constitución establece que los intendentes para poder ser candidatos a diputado deben renunciar a su cargo 90 días antes de las elecciones. En otra parte de la constitución se establece que los intendentes para poder ser candidatos a la reelección también deben renunciar a su cargo 90 días antes de las elecciones. Esta disposición en sí misma puede ser muy discutible, con argumentos en su favor y en su contra. Pero hasta 1994 se elegían el mismo día los diputados y los intendentes, el último domingo de noviembre. Por lo tanto, sea para ser candidato a la reelección, sea para ser candidato a diputado, o a las dos cosas, cuando los intendentes debían renunciar era siempre 90 días antes del último domingo de noviembre, es decir, a finales de agosto. La reforma de 1996 separó las elecciones nacionales de las elecciones departamentales. Las nacionales las adelantó para el mes de octubre y las departamentales las difirió para el mayo siguiente. Las nacionales, el último domingo de octubre y las departamentales, el segundo domingo de mayo del año siguiente.

Entonces, al separar las elecciones nacionales de las departamentales, creó dos fechas distintas para las renuncias. Vemos qué pasó en este ciclo electoral. Para que los intendentes pudieran ser candidatos a diputado en octubre del año pasado, debieron renunciar a finales de julio. Y para poder ser candidatos a la reelección en el pasado mes de mayo, debieron renunciar en febrero de este año, a comienzos de febrero.

Y esto abrió otra posibilidad, que se dio en Soriano. El intendente Guillermo Besozzi renunció en julio del año pasado para ser candidato a diputado. Lo sustituyó Agustín Bascou. Pero como éste se postuló a intendente, renunció al cargo en febrero y fue sustituido por otro suplente. Fue intendente de fines de julio de 2014 a comienzos de febrero de 2015. En este caso se llegó a tres titulares en el ejercicio del cargo: uno por cuatro años, otro por casi siete meses, y otro por cinco meses.

De paso recordemos que los intendentes solo pueden ser reelegidos de manera consecutiva una sola vez. Es decir, solo pueden tener dos mandatos consecutivos. Para poder volver, como han vuelto varios, debe pasar al menos un periodo. Han vuelto Enrique Antía en Maldonado, Carlos Moreira Reisch en Colonia, Carmelo Vidalín en Durazno y Eber Da Rosa en Tacuarembó.

FV: Tu dijiste que de los 19 intendentes elegidos en 2010 solo 4 terminaron su mandato de 5 años ¿y con los demás qué pasó?

OAB: Veamos. Cumplieron los cinco años de mandato: Ana Olivera en Montevideo, que no se postuló a la reelección; Artigas Barrios en Rocha, que cumplió los dos periodos consecutivos y por razones de edad resolvió retirarse; Walter Zimmer en Colonia que luego de dos periodos resolvió no ser candidato a nada; y Wilson Ezquerra en Tacuarembó, que también luego de dos periodos optó por retornar a la actividad privada. Estos son los únicos cuatro que cumplieron los 5 años de mandato.

En las otra punta hubo cinco intendentes que cumplieron solo 4 años, que renunciaron un año antes para poder ser candidatos a diputado. Fueron Oscar de los Santos en Maldonado, Omar Lafluf en Rio Negro, Guillermo Besozzi en Soriano, Armando Castaingdebat en Flores y Bejamín Irazábal en Durazno. Los primeros cuatro fueron elegidos titulares y el último fue elegido suplente. En este caso, como el titular Carmelo Vidalín resultó luego elegido intendente, Irazábal entró como diputado. Los cinco que renunciaron para ir a la cámara baja lograron su propósito. No se equivocó ninguno.

FV: Así que cuatro intendentes cumplieron los cinco años y otros cinco estuvieron un año menos, cuatro años. En total son nueve ¿Y los otros diez?

OAB: Los otros diez intendentes renunciaron en febrero, cinco meses antes de la finalización de su periodo. Y hay que hacer dos categorías. Una es la del intendente de Canelones Marcos Carámbula, que tras dos periodos renunció antes de tiempo para ocupar una banca en la Cámara de Senadores. Los otros nueve renunciaron a principios de febrero para postularse a la reelección. Ellos fueron:

FV:

INTENDENTEDEPARTAMENTO
Dardo SánchezTreinta y Tres
Sergio BotanaCerro Largo
Marne OsorioRivera
Patricia AyalaArtigas
Germàn CoutinhoSalto
Bertil BentosPaysandú
José Luis FaleroSan José
Carlos EncisoFlorida
Adriana PeñaLavalleja

OAB: Bien. De estos nueve, seis fueron reelegidos y tres, no. Los seis reelegidos fueron Dardo Sánchez, Botana, Osorio, Falero, Enciso y Peña. Corresponde aclarar que Botana y Enciso además fueron elegidos senadores, y renunciaron a sus bancas para retornar a los gobiernos departamentales.

De los tres no reelectos, dos de ellos fueron en cambio elegidos senadores y quedaron en la cámara alta: Patricia Ayala y Coutinho. Mientras que Bentos no fue reelegido y quedó sin cargo.

Este repaso de la forma en que se ejercieron las intendencias, los tiempos que hubo de renuncia previa y los pocos que terminaron efectivamente su mandato, marca un tema que merece ser estudiado: cómo los tiempos que marca la constitución para renunciar a los cargos acorta sensiblemente los tiempos efectivos de gobierno y provoca una alta rotación de titulares en lo gobiernos departamentales.

Este tema debe ser estudiado junto con otro: los directores de los entes autónomos, los servicios descentralizados y las empresas del Estado, deben renunciar a su cargo un año antes de las elecciones para ser candidatos a diputado o a senador. Como normalmente son designados alrededor de mayo o junio, ejercen efectivamente el cargo poco más de tres años, sin llegar a los tres años y medio. Tampoco se cumple que la duración de los mandatos sea de cinco años, y ello lleva a una importante rotación.

Son temas a estudiar ahora que se habla de reforma política.