24 Jun. 2016

A un mes de las elecciones de afiliados del Frente Amplio

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Hay un tema previo muy importante, como test para todo el Frente Amplio: cuánta gente vote el 24 de julio. Hace cuatro años votaron 170.500 personas. Si en estas elecciones van mucho más de 170 mil personas se puede decir que el Frente Amplio queda fuertemente respaldado. Si vota más o menos lo mismo el FA sale bien, ni mejor ni peor. Pero si vota menos gente de 160 mil, entonces el Frente Amplio recibe un fuerte impacto. Se confirma que no solo viene perdiendo adhesión a nivel del electorado, sino que también pierde participación entre sus propios afiliados.


OAB: Dentro de exactamente un mes, el 24 de julio, se realizarán las elecciones propiamente internas o elecciones de afiliados del Frente Amplio. En ellas se eligen muchas cosas, seis, que vamos a enumerar:

Uno. Presidente del Frente Amplio

Dos. Miembros del Plenario Nacional elegidos por listas , a los que se les llama “delegados de los sectores” aunque en realidad no son delegados sino personas elegidas mediante listas que corresponden a sectores o a alianzas de sectores.

Tres. Miembros del Plenario Nacional elegidos persona a persona, a los que se les llama “delegados de base”, aunque no son delegados de la base, sino personas elegidos en forma nominal por el mismo electorado que elige por listas. La diferencia con los anteriores es que los miembros elegidos por lista los son en forma proporcional y los elegidos nombre a nombre son elegidos sin indicación de a qué sector pertenece y son elegidos por mayoría, sin representación proporcional ni representación de las minorías.

Y las otras tres elecciones o las otras tres cosas que se eligen, son la réplica de las tres anteriores pero a nivel de cada uno de los departamentos: elección de Presidente Departamental del Frente Amplio y de miembros de los Plenarios Departamentales, por listas proporcionales y por nombre a nombre en forma mayoritaria.

FV: ¿Y qué tipo de elecciones son? ¿Por qué elecciones propiamente internas?

OAB: Porque estas son verdaderamente elecciones internas, al interior de cada partido político, que las organiza por sí mismo, en sus propios locales y con su propio padrón. Se diferencian nitidamente de las mal llamadas elecciones internas que hay cada cinco años, previo a las elecciones nacionales, de las cuales resultan elegidos los candidatos presidenciales únicos de cada partido. Esas son en realidad elecciones generales preliminares o elecciones de tipo primaria, pero no internas.

Y en estas propiamente internas votan todos los ya afiliados al Frente Amplio y los que se afilien el mismo día, en el mismo momento de votar; son elecciones de afiliacion simultánea. Y se vota en los comités de base.

FV: ¿Y cuál de estas elecciones, de estos seis tipos de elecciones es la más importante del punto de vista política?

OAB: Sin duda lo más importante es la elección de Presidente y cómo resulte la composición del Plenario Nacional. Pero hay un tema previo muy importante, como test para todo el Frente Amplio: cuánta gente vote el 24 de julio.

En las elecciones propiamente internas de hace cuatro años, realizadas el 27 de mayo de 2012, votaron 170.500 personas. Si en estas elecciones de 2016 van mucho más de 170 mil personas, digamos más de 180 o 190 mil, de ahí para arriba, en ese caso se puede decir que el Frente Amplio como tal queda fuertemente respaldado.

Si vota más o menos lo mismo, digamos que no menos de 160 ni más de 180, el Frente Amplio sale bien, igual que hace cuatro años, ni mejor ni peor.

Pero si vota menos gente de 160 mil, entonces el Frente Amplio recibe un fuerte impacto. Se confirma que no solo viene perdiendo adhesión a nivel del electorado, sino que también pierde participación entre sus propios afiliados.

Este es el primer dato importante del 24 de julio, mucho más importante inclusive que saber quién gana y quién pierde

FV: ¿Pero importa saber quién gana y quién pierde?

OAB: Sí, sobre todo para la Presidencia del Frente Amplio. Recordemos que esta vez es la segunda en la historia del Frente Amplio que su presidente es elegido en elecciones y además por mayoría relativa: el que tiene más votos gana.

Anteriormente el presidente era elegido primero por el Plenario Nacional y más adelante lo fue por el Congreso. En ambos casos, por una mayoría calificada, una mayoría muy amplia, con el fin de asegurar que a ese cargo llegase una persona que tuviese gran consenso, que estuviese por encima y al margen de los sectores. Una persona que pudiese ser una síntesis de todo el Frente Amplio, en que todos los sectores pudiesen reflejarse, en todo o en parte.

El cambio de sistema lleva a que el presidente ya no refleje a la totalidad del Frente Amplio sino a la mayoría. E inclusive puede no reflejar a la mayoría sino a la corriente más grande, pero que no sea más de la mitad. Si corren cuatro y no hay balotaje, el presidente puede ser elegido por mucho menos que la mayoría. Por el viejo sistema, como hombres de síntesis, hubo tres presidentes del Frente Amplio: Primero lo fue el general Liber Seregni, de 1971 a 1996, un cuarto de siglo, aunque en csi la mitad de ese tiempo estuvo preso. En segundo lugar Tabaré Vázquez en dos periodos, uno corto de nueve meses -de diciembre de 1996 a setiembre de 1997- y el otro más prolongado desde fines desde 1998 hasta que fue elegido presidente de la República; renuncia en noviembre de 2004. Y el tercer y último presidente de características consensuales lo fue Jorge Brovetto, quien asume en forma interina siendo vicepresidente y más tarde es elegido presidente; ejerce la Presidencia desde noviembre de 2004 hasta el 1° de julio de 2012, algo más de siete años y medio.

Y por el nuevo sistema, de elección directa por lo afiliados, por mayoría relativa, Mónica Xavier, desde el 1° de julio de 2012 hasta su renuncia forzada el 8 de agosto de 2015. Desde entonces el Frente Amplio carece de presidente.

FV: ¿Y quiénes disputan la Presidencia?

OAB: Los candidatos son cuatro. Por orden alfabético:

José Bayardi. Ex diputado, ex ministro de Defensa Nacional en el gobierno Vázquez y ex ministro de Trabajo al final del gobierno Mujica. Es uno de los principales referentes de la Vertiente Artiguista, sector que promueve su candidatura.

Roberto Conde. Ex senador, ex diputado y ex viceministro de Relaciones Exteriores. Fue secretario general del Partido Socialista. Actualmente es independiente. Su candidatura es impulsada por la 1001 y por el Partido por la Victoria del Pueblo. Cuenta con el apoyo de militantes socialistas, especialmente de muchos seguidores de la corriente encabezada por Daniel Olesker y Gonzalo Civila, y también se han detectado en su apoyo militantes de otras corrientes socialistas, aunque el partido como tal apoya a Miranda..

Javier Miranda. Dirigió la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República. Independiente de los sectores políticos. Su candidatura es apoyada por Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio, la Alianza Progresista y el Partido Socialista.

Alejandro Sánchez, conocido por el apodo de “Pacha”. Diputado por el Espacio 609, fue presidente de la Cámara de Representantes el año . Su candidatura es apoyada principalmente por el Espacio 609 (cuyo principal componente es el MPP), la lista 711 de Raúl Sendic y el grupo IR cuyo referente es la diputada Macarena Gelman.

FV: ¿Y qué efectos puede tener la elección?

OAB: Esto hay que analizarlo a la luz de quién resulte presidente y cómo quede compuesto el Plenario. Es obvio que no es lo mismo que la Presidencia del FA quede en manos de un hombre de Mujica como el Pacha Sánchez, que en manos de un hombre postulado por lo que se conoce como el vazquismo-astorismo como Miranda, que en manos de un hombre de neto pensamiento marxista como Conde o un hombre de la Vertiente Artiguista como Bayardi.

Cada uno no solo tiene una impronta personal, sino que su pertenencia política y su trayectoria le van a dar al Frente Amplio un sello político diferente.