05 Ago. 2016

Las diferentes lecciones que dejan las internas propias del Frente Amplio

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Javier Miranda es un hombre que puede ser definido como de impronta seregnista, como lo es su antecesora Mónica Xavier […] es una persona con cierta cercanía con Tabaré Vázquez y con sus círculo, de donde salió originariamente su nombre como candidato […] por otro lado el Plenario Nacional va a estar controlado por el mujiquismo en sentido amplio, esencialmente por el MPP y el Partido Comunista […] Una incógnita importante es el propio Miranda, que no ha ocupado nunca cargos de conducción política.


OAB: El domingo 24 de julio se realizaron las elecciones propiamente internas del Frente Amplio, cuyos resultados finales se conocerán en el día de hoy. Pero ya hay elementos suficientes para hacer un análisis de lo ocurrido. Hablamos de propiamente internas del Frente Amplio para diferenciarla de las internas nacionales, que deben realizar simultáneamente todos los partidos políticos unos meses antes de las elecciones nacionales.

Esta es la segunda vez en la historia del Frente Amplio en que se realizan la elección directa del Presidente del Frente Amplio, la anterior fue en 2012, y la cuarta vez en que se eligen de forma directa los miembros del Plenario Nacional; las anteriores fueron en 2002, 2006 y 2012.

En las elecciones pasadas de 2012 resultó elegida presidente Mónica Xavier quien no completó su periodo, porque fue obligada a renunciar en setiembre del año pasado y sustituida por triunviratos.

El domingo 24 se eligió al presidente nacional y los presidentes departamentales, los miembros del Plenario Nacional y de los Plenarios Departamentales. En ambos plenarios, los miembros son elegidos en parte mediante listas y en parte elegidos sin listas, de manera personal, a los cuales se les llama “delegados de base”.

Hay varios temas para analizar

FV: Bien ¿y por dónde empezamos?

OAB: Conviene empezar por la concurrencia, que es un indicador político muy importante. En un análisis realizado aquí el 4 de junio, un mes exacto antes de estas elecciones, dijimos: “Sin duda lo más importante es la elección de Presidente y cómo resulte la composición del Plenario Nacional. Pero hay un tema previo muy importante, como test para todo el Frente Amplio: cuánta gente vote el 24 de julio”. VerA un mes de las elecciones de afiliados del Frente Amplio

Bien, votó una cifra cercana a las 90 mil personas, que representa poco más del 8% del total de votantes que tuvo el Frente Amplio en las pasadas elecciones nacionales. Lo importante para medir esto es que en 2006 votaron unas 215 mil personas, en 2012 unos 170 mil y ahora unos 90 mil. Es decir, hay una constante caída de participación. Que también la hay en el Frente Amplio en las elecciones internas nacionales. Este primer tema de caída en las elecciones propiamente internas, suponen un golpe duro para el Frente Amplio, que se encuentra en un mal momento.

FV: ¿Y qué se puede decir del contenido de las elecciones?

OAB: Primero cabe recordar que hubo cuatro candidatos:

Javier Miranda, cuyo nombre surgió desde el propio entorno de Tabaré Vázquez y contó con el apoyo oficial del Frente Liber Seregni, es decir de Asamblea Uruguay, el Nuevo Espacio y la Alianza Progresista, y con el apoyo oficial del Partido Socialista.

Alejandro “Pacha” Sánchez, candidato oficial del MPP, la lista 711 de Sendic, el Grupo IR cuya referente es la diputada Macarena Gelman y otros grupos de menor porte.

Roberto Conde, impulsado por el conjunto de la 1001, la 5005 y el Partido Comunista por un lado, y por el Partido por la Victoria del Pueblo por otro. Inicialmente Mujica había dicho que Conde era su candidato, pero no lo impuso en el MPP

José Bayardi, de la Vertiente Artiguista.

En 2012 habían competido, más o menos en las mismas alineaciones, Mónica Xavier, Ernesto Agazzi, Juan Castillo y Enrique Rubio.

Un balance preliminar de los datos permite ver:

Uno. Javier Miranda ganó con alrededor del 30% de los votos, pero fue superado por la suma de los dos candidatos más de izquierda, Roberto Conde y Alejandra “Pacha” Sánchez, los dos candidatos que contaban cierta la bendición de José Mujica. Cuatro años atrás, Mónica Xavier le ganó a los dos candidatos mujiquizantes sumados, a la suma de Enrique Rubo y Ernesto Agazzi.

Dos. En términos porcentuales, Miranda obtuvo un sexto menos que Mónica Xavier. Sánchez obtuvo un tercio más que Agazzi. Conde logró más de una vez y media lo obtenido por Castillo. Y Bayardi sacó dos tercios menos que Rubio.

Tres. A nivel de grandes corrientes del Frente Amplio, digamos de lo que fueron sus listas al Senado en las pasadas elecciones nacionales, tenemos que la 609 (con el MPP dentro) se posiciona como primera fuerza, el Frente Liber Seregni segundo, la 1001 tercera y la 90 cuarta. En relación a 2012 se dan dos enroques: el FLS invierte posiciones con la 609, el FLS sale segundo y estaba primero, y la 609 pasa a primero luego de haber estado segundo; y la 90 invierte posiciones con la 1001. El MPP y la 1001 ganan una posición y el FLS y la 90 pierden una posición en el ranking.

Cuatro. Analizadas individualmente las listas al Plenario Nacional, el orden es 609, 1001, 90, 2121, en quinto lugar Casa Grande, el sector orientado por Constanza Moreira y luego el Nuevo Espacio y la Alianza Progresista. De los sectores con representación parlamentaria tienen baja votación la 711 de Sendic, la Liga Federal, el PVP y el grupo IR de Macarena Gelman.

Quinto. La suma de los sectores que respaldaron a Conde y Sánchez, los más de izquierda, obtienen la mayoría absoluta de los miembros del Plenario Nacional elegidos por listas. Recodemos que la mitad de los miembros del Plenario Nacional son elegidos por listas y la mitad en forma individual. Sin entrar al tema de los llamados “delegados de base”, solo en el juego de sectores, de listas, Javier Miranda debe presidir un Frente Amplio con una mayoría opuesta en el Plenario Nacional.

FV: Perdió el candidato del MPP ¿qué comentarios merece esto?

OAB: En esta elección presidencial específicamente interna, el MPP registra la cuarta derrota en las ultimas cinco elecciones. De 2012 a ahora. Perdió las cuatro elecciones en las que su primera figura no fue José Mujica. Solo ganó en octubre de 2014, en las elecciones nacionales, con José Mujica como cabeza de lista al Senado. Perdió cuatro:

Una, en 2012, su candidato a la Presidencia del FA Ernesto Agazzi fue casi duplicado por Mónica Xavier

Dos, en junio de 2014, en las internas nacionales, la lista 711 de Sendic obtuvo el primer lugar, desplazando a la 609 al segundo lugar, en ese momento encabezada por Lucía Topolansky.

Tres, en mayo de 2015 Lucía Topolansky fue casi duplicada por Daniel Martínez para la Intendencia Departamental de Montevideo.

Y cuatro, ahora, cuarta derrota, en que Javier Miranda gana a Alejandro “Pacha” Sánchez la Presidencia del Frente Amplio. En el caso de Sánchez, aparece además un freno en su carrera hacia la sucesión de Mujica.

FV: ¿Qué otras conclusiones se pueden sacar?

OAB: En primer lugar Javier Miranda es un hombre que puede ser definido como de impronta seregnista, como lo es también su antecesora Mónica Xavier. Así que la impronta Seregni sigue en la Presidencia del Frente Amplio justo en el año en que se cumplen los 100 años del nacimiento del líder fundacional del Frente.

Lo otro es que es una persona con cierta cercanía con Tabaré Vázquez y con su círculo, de donde salió originariamente su nombre como candidato. Es importante remarcar que fue la Alianza Progresista la que lanzó su nombre, a la que pertenecen el canciller Rodolfo Nin Novoa, el embajador en Buenos Aires Héctor Lescano, el prosecretario de la Presidencia Juan Andrés Roballo y el hijo del presidente Álvaro Vázquez. Y que Miranda llega apoyado por Danilo Astori, Rafael Michelini y Mónica Xavier, y sus respectivos grupos. Con Miranda gana el vazquismo-astorismo.

Pero por otro lado el Plenario Nacional va a estar controlado por el mujiquismo en sentido amplio, esencialmente por el MPP y el Partido Comunista, tanto porque junto a sus aliados obtuvieron la mayoría de las bancas elegidas por listas, sino porque además van a contar seguramente con la abrumadora mayoría de los llamados “delegados de base”.

Una incógnita importante es el propio Miranda, que no ha ocupado nunca cargos de conducción política, y debuta nada menos que en un lugar muy complicado como la Presidencia del Frente Amplio. Y otra incógnita cómo va a poder armonizar su gestión con esa mayoría diferente y hasta adversa en el Plenario Nacional.