12 Ago. 2016

Las diferencias de fondo que aparecen con la educación o con los impuestos

Oscar A. Bottinelli - Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Tratemos cuando hay debate a ver los debates de ideas, porque hay una tendencia en las últimas dos décadas, sobre todo en la última década, a ver los debates como un debate práctico sobre medidas concretas que se toman. Sino que hay que tratar de ver qué ideas, qué valores, qué sistemas ideológicos hay entre los que sostienen una posición y los que sostienen otra postura.


OAB: Hoy nos referimos esencialmente a las diferencias que están apareciendo en la discusión de la rendición de cuentas con la educación, con los recursos, con los aportes a la educación y con los impuestos. Diferencias que aparecen algunas de ellas dentro del oficialismo. Otras entre el grueso del oficialismo y la oposición.

Y lo que es el centro del análisis de hoy es el siguiente. Muchas veces se ve la discusión como una discusión de dónde saca dinero, por ejemplo. O la discusión de cómo se aporta entre lo publico y lo privado. Y se mira el tema, o se analiza el tema, como si fuera un tema de exclusivamente de qué es más práctico, quién tiene la solución más a la mano. Y no se ve lo de fondo o se oculta lo de fondo. Lo que hay son diferencias de fondo digamos diferencias que podemos llamar ideológicas o de valores o de programas. Cuando hablamos de ideología tengamos en cuenta que hablar de ideología es hablar de un conjunto de ideas fundamentales que caracterizan el pensamiento de una persona o de una colectividad, incluso una época de todo un país o de una sociedad. Puede ser un movimiento cultural, puede ser religioso, político, puede ser una mezcla de elementos. La ideología puede ser algo, una cosa, un sistema, una cosa sistemática coherente que busca explicaciones para todo. O puede ser más un conjunto de ideas centradas en algunos aspectos más particulares.

En el tema de la educación que es la discusión hoy; está centrada en la educación universitaria. El tema práctico que hay hoy es el siguiente: La educación universitaria pública se financia con los recursos del Estado. La educación universitaria privada se financia con recursos privados. Sin embargo existe la posibilidad que las personas donen dinero a esas Instituciones y lo descuenten de los impuestos. El sistema es el siguiente más o menos: si una alguien dona 10,000 dólares; 7,500 dólares los descuenta directamente de los impuestos. La Institución que recibe la donación le da n certificado y cuando se va a pagar a DGI se dice acá están los 7,500 dólares de los 10,000. Los otros 2,500, como los donantes normalmente son empresas o contribuyentes que aportan el impuesto a la renta sobre todo el de actividades económicas (el IRAE) lo pueden poner como gasto a la empresa. Y el gasto lleva por lo tanto que la cuarta parte es impuesto y lo demás no. Por lo tanto de los 2,500 dólares que quedaban, la cuarta parte de esto que son 625 dólares también son impuestos que se descuentan. Por que al no ser ganancia sino quedar como un gasto ese impuesto no se paga.

En resumen el 82,5 % de lo que alguien dona en realidad es dinero que deja de percibir el Estado. Estas donaciones se pueden hacer a Universidades privadas, a la Universidad de la República, se puede hacer a otras Instituciones. De acá surgen dos discusiones diferentes. Las dos tienen algo ideológico. Sobre todo la primera que puede decirse no es tan ideológico pero lo es.

La primera es ,si debe ser el Estado el que decide los recursos que obtiene mediante impuestos como lo distribuye o puede un particular decidir este dinero que en definitiva es del Estado yo en la medida que aporto algo más, decido a quien se lo doy. Porque claro sino el dinero tendría que ir todo al Estado y en cambio acá yo interrumpo y le digo al Estado no, yo se lo quiero dar a tal Universidad. Esta es una discusión donde uno encuentra tanto gente de izquierda como gente muy firmemente partidaria del liberalismo económico, lo que se llama por algunos el Neo Liberalismo, que tiene la instancia de decir esto esta mal, la donación esta mal que tengan descuentos porque los dineros del Estado es el Estado el que dispone, no los particulares, y hay otra gente también de todo el abanico que sostiene lo contrario, que dice: está bien porque eso hace que la gente canalice dinero que el Estado no se sabe después qué hace, los pierde por ahí.

Lo segundo ideológico es lo siguiente; esto si es muy de fondo. El papel que se le asigna a lo privado y a lo público en algunos lados. En este caso en la educación universitaria. Y sobre todo cuando lo privado que puede quedar y queda mayoritariamente asociado o a lo religioso o a determinado tipo especifico de culturas o de valores.

Entonces acá hay una discusión que es ideológica de los dos lados. El que defiende que los recursos no puedan ser derivados a las Universidades privadas y que en definitiva los recursos del Estado son para la Universidad pública es una concepción ideológica. Por supuesto normalmente es de izquierda pero también ha sido de concepciones de centro, de concepción más antigua y tradicional digamos del Batllismo de Uruguay .

Otros que tienen una idea distinta, que consideran que no , una tercera posición, que el Estado debe aportar a la educación privada e inclusive a la universitaria. Ahora estar a favor de lo uno o de lo otro corresponde a las ideas y los valores que tiene cada uno, pero ambas son ideológicas Y es importante que los uruguayos volvamos a acostumbrarnos a discutir cosas ideológicas por que son las cosas de fondo y no manejarlas como si fueran solamente prácticas.

FV: Bien Oscar tu decías también que hay diferencias en relación a los impuestos.

OAB: Exacto los impuestos, la diferencia apareció mas dentro del oficialismo. Y nos referimos a lo siguiente. Hubo varios temas pero vamos a poner de ejemplo a uno sólo.

El impuesto a la renta a las personas físicas. Cuando se dice no, hay que cargar más el impuesto a la renta de las personas físicas. El equipo económico pretendía además que todas las personas que ganan más de 33,000 pesos paguen más impuestos que los que pagan hoy. El acuerdo se llega en torno a los que ganen más de 50,000 pesos.

Pero dentro del Frente Amplio se llega a un acuerdo. Por lo tanto hay sectores que dicen no, no debió aumentarse el impuesto a la renta a las personas físicas salvo los que ganan muchísimo dinero . No a los que tienen sueldos medianos o medio- alto. Otros dicen lo que importa es que todos los ciudadanos en la medida que ganan algún dinero le contribuyan al Estado. Los que se opusieron a las rentas bajas digamos y tranzaron consideran -y ahora viene una ofensiva de eso- que hay que modificar otros impuestos. Que tengan que ver por ejemplo con el patrimonio de los que son grandes propietarios. O de las ganancias de los que ganan mucho dinero. Bueno acá tampoco se lo diferencia de la práctica de cómo obtener más recursos. Es una diferencia ideológica. Acá lo ideólogico no está sobre determinados valores sobre lo público, lo privado, lo laico o lo religioso que puede estar en el tema educativo, sino está en materias de clases sociales o segmentos sociales. ¿Qué segmentos sociales son aquellos que se considera que se deben beneficiar y qué sectores sociales son a los que se les puede exigir mayor tipo de aporte? No es un tema de técnicos calculando extracción de recursos, sino que es una valoración ideológica, un sector del Frente Amplio que considera que los sectores más ricos que ganan más o que tienen más son los que le tienen que caer el grueso de la carga de los impuestos, de la carga tributaria.

Otros que sostienen que no, que todo el mundo en una forma relativamente progresiva debe aportar incluso los que tienen sueldo relativamente bajos. Y esas son dos visiones sobre los beneficios que deben tener lugar, las distintas clases sociales o segmentos sociales en ser beneficiarios o no en el conjunto de la sociedad y en las políticas sociales

FV: Bien Oscar; ¿que conclusiones podemos extraer ?

OAB: Bueno, la conclusion yo diría es una ,básica. Tratemos cuando hay debate a ver los debates de ideas, porque hay una tendencia en las últimas dos décadas, sobre todo en la última década, a ver los debates como un debate práctico sobre medidas concretas que se toman. Sino que hay que tratar de ver qué ideas, qué valores, qué sistemas ideológicos hay entre los que sostienen una posición y los que sostienen otra postura.