04 Nov. 2016

Por cuarta vez en un año un legislador abandona o está por abandonar el partido por el cual fue elegido

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Con la salida de Gonzalo Mujica el Frente Amplio pierde la mayoría parlamentaria. Es la segunda vez que ocurre en la historia moderna del Uruguay, ya que en el periodo 1959-63 el Partido Nacional, con 51 diputados, perdió dos y con ello perdió asimismo la mayoría parlamentaria en la cámara baja. En los 100 años de democracia plena de partidos que lleva el Uruguay, 40 legisladores abandonan el partido por el cual fueron elegidos: 31 diputados y 9 senadores. De esos 40, solo 2 renunciaron a la banca: Emilio Frugoni en 1921 y Tabaré Caputi en 1989.


OAB: Entre fines de la semana pasada y principios de ésta, el diputado frenteamplista Gonzalo Mujica dio muestras claras de independencia o separación del Frente Amplio, y aseguró que por ahora actuará en forma independiente y no adherirá a otro partido. Hacia fines del año pasado, el diputado Guillermo Facello abandonó el Partido Colorado, por el cual fuera electo, para adherir al Proyecto Novick, que todavía no es un partido, pero que pasará a serlo en los próximos días, y en el mes de mayo hizo lo mismo el senador Daniel Bianchi, también electo por el Partido Colorado. En setiembre, el diputado Daniel Peña, electo por el Partido Nacional, abandonó su partido para sumarse al Proyecto Novick. Y como en todas las oportunidades, desde las tiendas que pierden la banca hay gente que ha pedido la renuncia del legislador disidente. En realidad, todo partido existente hoy -de los cuatro con antecedentes parlamentarios anteriores- en algún momento se han beneficiado con bancas elegidas por otros partidos.

Con la salida de Gonzalo Mujica el Frente Amplio pierde la mayoría parlamentaria. Es la segunda vez que ocurre en la historia moderna del Uruguay, ya que en el periodo 1959-63 el Partido Nacional, con 51 diputados, perdió dos y con ello perdió asimismo la mayoría parlamentaria en la cámara baja.

Como estos hechos se repiten con rapidez, nos vemos obligado a repetir los análisis. Obviamente muchas de las cosas que hemos dicho a título de ilustración, las debemos repetir.

Lo que observamos es que se replantea un debate casi centenario: ¿de quién es la banca? ¿la banca es del partido -del lema- o es del legislador? Desde el punto de visto jurídico no hay duda alguna: la banca es del legislador. Desde el punto de vista politológico, del análisis político, el tema es más difícil de clarificar, a partir de que Uruguay es una democracia de partidos, se basa en los partidos y el voto se emite a favor de los partidos, o al menos la abrumadora mayoría de los votantes vota en primer lugar por un partido y luego por una persona. La experiencia y los estudios demuestran el alto nivel de partidización del voto en Uruguay.

FV: ¿Y cómo es la historia? ¿Los que abandonan un partido, cuántos dejan la banca y cuánto se quedan con la banca al dejar el partido?

OAB: Conviene ubicar como comienzo del estudio el momento en que Uruguay se transforma en un Estado moderno, en una verdadera democracia y en una además democracia de partidos en lucha política, en lucha cívica y no en partidos como bandos armados. Cuando, en términos politológicos, se transforma en una poliarquía. Ese comienzo puede ubicarse entre 1910 y 1918. Puede decirse que circa 1916 comienza en Uruguay la democracia plena de partidos. Hace pues un siglo, con la interrupción conocida en el periodo militar.

Conviene aclarar que no consideramos cambio de partido, cuando un partido de forma íntegra se alía o incrusta en otro partido.

FV: ¿Vemos cuáles son esos hechos políticos significativos?

OAB: Son

Uno. La transformación del Partido Socialista en Partido Comunista, en abril de 1921, y escisión de la minoría socialista encabezada por Emilio Frugoni, que al mes siguiente, mayo de 1921, fundará un nuevo partido al que pone como nombre Partido Socialista. Esto fue posible, porque la mayoría socialista decidió abandonar ese nombre y pasar a usar el nuevo nombre de Partido Comunista.

Dos. La ruptura del Partido Nacional Independiente, en 1954, en que una mitad del mismo, vinculada al diario “El País”, la llamada Reconstrucción Blanca, se escinde para retornar al lema histórico del Partido Nacional.

Tres. Los primeros intentos de unificación en la izquierda, al calor de la Revolución Cubana, hacia las elecciones de 1962, con los proyectos del Frente Izquierda de Liberación y de la Unión Popular.

Cuatro. La izquierdización del Partido Demócrata Cristiano y la escisión de un ala de tinte conservador hacia las elecciones de 1966

Cinco. La formación del Frente Amplio, en 1971, que produce la escisión hacia la nueva fuerza política de legisladores del Partido Colorado y del Partido Nacional; pero también la escisión en sentido inverso en el Partido Demócrata Cristiana de un ala contraria a la convergencia en el Frente Amplio.

Seis. La gran ruptura del Frente Amplio de 1989. Se va la “lista 99” o Partido por el Gobierno del Pueblo conducido por Hugo Batalla y junto con él se va el Partido Demócrata Cristiano.

Siete. El doble proceso en 1994. Por un lado de conformación del Encuentro Progresista en alianza con el Frente Amplio, y por el otro la alianza entre el Partido por el Gobierno del Pueblo liderado por Hugo Batalla, y el Partido Colorado hegemonizado por Julio Ma. Sanguinetti.

Ocho. La convergencia del Partido del Nuevo Espacio con el Frente Amplio y el Encuentro Progresista en 2004.

Nueve. La aparición ahora de un nuevo sujeto político nacional en el firmamento del área tradicional, con el Proyecto Novick.

A ello hay que sumar, con la de Gonzalo Mujica, tres escisiones individuales, por razones políticas, que no fueron parte de ningún proceso de reajuste del sistema político.

FV: ¿Y quiénes fueron los escindidos y cuántos abandonaron la banca?

OAB: En cada una de las etapas fueron:

Etapa una. Ruptura socialista. El único diputado del Partido Socialista, Emilio Frugoni, se desvincula del partido -que pasa a llamarse Partido Comunista- y renuncia a la banca.

Etapa dos. Ruptura del nacionalismo independiente. Abandonan el Partido Nacional Independiente el senador Eduardo Rodríguez Larreta y los diputados Pantaleón Astiazarán, Wilson Ferreira Aldunate, Matías Ormaechea y Alfredo Solares. Ninguno abandona la banca. El nacionalismo independiente pierde uno de los dos senadores y cuatro de los siete diputados. Total: pierde cinco bancas

Etapa tres. Primeros intentos unificadores en la izquierda. Abandonan el Partido Nacional los diputados Enrique Erro, que conformará la Unión Popular junto al Partido Socialista; y Ariel Collazo, que conformará con el Partido Comunista el Frente Izquierda de Liberación, que da origen a la todavía existente “lista 1001”. Ninguno abandona la banca; el Partido Nacional pierde la mayoría parlamentaria en diputados, que pasa de 51 a 49.

Etapa cuatro. Izquierdización del Partido Demócrata Cristiano. Abandona el partido el senador Venancio Flores y forma el Movimiento Cívico Cristiano. No renuncia a la banca. El PDC queda sin representación en el Senado.

Etapa cinco. Formación del Frente Amplio. Abandonan el Partido Colorado para formar el Frente Amplio dos senadores (Zelmar Michelini y Alba Roballo) y tres diputados (Nelson Alonso, Hugo Batalla y Sergio Previtali Roballo). A la vez el senador Francisco Rodríguez Camusso abandona el Partido Nacional para formar el Frente Amplio. Y en contra de la formación del Frente Amplio, abandona el Partido Demócrata Cristiano el diputado Humberto Ciganda Barnech para junto al Movimiento Cívico Cristiano formar la Unión Radical Cristiana, que luego devino en Unión Cívica. Ninguno de los tres senadores y cuatro diputados renuncia a la banca. Etapa seis. Abandonan el Frente Amplio los senadores Hugo Batalla y Enrique Martínez Moreno, y diez diputados: Héctor Lescano, Carlos Cassina, Nelson Alonso, Yamandú Fau, Baltasar Prieto, Edén Melo, Tabaré Caputi, Manuel Pérez Álvarez, Carlos Bertachi y Enrique Frey. De los dos senadores no renunció ninguno a la banca y de los diez diputados uno solo renunció: Tabaré Caputi.

Etapa siete. Doble proceso de 1994. El PGP, más conocido como “Lista 99”, se alía con mayoría del Partido Colorado en la fórmula Sanguinetti-Batalla. Abandonan el PGP los diputados Rafael Michelini, Daniel Díaz Maynard y Humberto Sosa. Ninguno renuncia a la banca.

Etapa ocho. Convergencia del Partido del Nuevo Espacio con el Frente Amplio hacia las elecciones de 2004. Tres de los cuatro diputados del Nuevo Espacio abandonan este partido para formar el Partido Independiente: Pablo Mieres, Iván Posada y Ricardo Falero. Ninguno renuncia a la banca.

Etapa nueve. Proyecto Novick. En el actual periodo interelectoral. El senador Daniel Bianchi y el diputado Guillermo Facello abandonan el Partido Colorado, y el diputado Daniel Peña abandona el Partido Nacional. Ninguno renuncia a la banca.

Casos individuales, aunque por razones políticas: El diputado Carlos Pita abandona el Partido Nacional hacia el Frente Amplio en el periodo 1985-1989; el senador Jorge Saravia a inversa, abandona el Frente Amplio hacia el Partido Nacional en el periodo pasado, 2010-2014 y ahora estaría abandonando el Frente Amplio el diputado Gonzalo Mujica para declararse independiente. Ninguno renuncia a la banca.

FV: Así que a la banca no renunció casi nadie

OAB: Vamos a hacer un resumen:

En los 100 años de democracia plena de partidos que lleva el Uruguay, con la interrupción conocida. abandonan el partido por el cual fueron elegidos 40 legisladores, 31 diputados y 9 senadores. De ellos solo 2 renunciaron a la banca y 38 la mantuvieron. Los únicos dos renunciantes, ambos diputados, lo fueron Emilio Frugoni en 1921 y Tabaré Caputi en 1989.

Lo otro que se vio es que en nueve etapas y tres pases individuales, hubo pérdidas y ganancias de todos los partidos