14 Oct. 2011

El anuncio de retiro de Tabaré Vázquez y el conflicto con Argentina por Botnia

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Estos días se caracterizaron por una sucesión de shocks comunicacionales generados por el ex presidente de la República Tabaré Vázquez.[...]Hay que diferenciar el hecho político que generaron las declaraciones de los hechos históricos que él menciona.[...] Sobre por qué hizo esas revelaciones sólo cabe presentar interrogantes. [...] Interpretar a Tabaré Vázquez es un arte difícil. Pero sobre todo hay que analizar siempre cómo es su accionar[...]Tabaré es uno de los dos dirigentes políticos uruguayos que en el último medio siglo ha manejado mejor el juego de entrada y salida de escenas.[...] Pero lo realmente importante que logró Vázquez es que la discusión gira en torno a su retiro y su retorno, y se dejó de hablar de sus declaraciones.


OAB: Estos días se caracterizaron por una sucesión de shocks comunicacionales generados por el ex presidente de la República Tabaré Vázquez. Corresponde entonces analizar los hechos políticos generados por sus dichos, la interpretación histórica de lo que él relató y su anuncio de retiro de la actividad política pública. Son entonces tres tipos de análisis diferentes.

FV: Si te parece, Oscar, comenzamos por el hecho político que generaron sus declaraciones

OAB: Exacto. Hay que diferenciar el hecho político que generaron las declaraciones de los hechos históricos que él menciona. Un presidente de la República se ve a lo largo de su mandato en la obligación de tomar decisiones muy delicadas y sobre todo de tomar precauciones para acontecimientos que pueden luego producirse o no, pero lo que es imperdonable es que a un jefe de Estado lo sorprenda un acontecimiento por haber considerado que tenía bajas probabilidades de ocurrir. Pero todo quien fue jefe de Estado se va a la tumba con muchos secretos que no es conveniente divulgar, que no es conveniente para el país, o que pueden ser mal interpretados o cuya divulgación puedan generar consecuencias contraproducentes. A lo sumo son secretos que se vuelcan en las memorias, para publicar cuando corrió mucha agua bajo los puentes, o publicar después de su muerte o muchos años después de su muerte.

FV: Y por qué Tabaré Vázquez hizo esas revelaciones

OAB: Sobre por qué hizo esas revelaciones sólo cabe presentar interrogantes. ¿Por qué lo hizo? ¿Qué objetivos persiguió? Dado que con esto es más lo que tiene para perder que para ganar. ¿Fue un error? ¿Midió consecuencias laterales? Por ahora no hay respuestas claras. Puede ser una jugada política para captar electorado de centro y derecha. Se verá dentro de un tiempo. Hace un mes y medio, el 2 de setiembre, presentamos aquí un análisis sobre el estilo de conducción de Tabaré Vázquez. Y explicamos la teoría del péndulo, de cómo se desliza desde posiciones muy radicales a posiciones muy moderadas, y al revés. Es posible que después de dar posiciones muy radicales y confrontacionales contra la derecha, en favor de anular la Ley de Caducidad, con invocaciones a Marx, haya sentido la necesidad de girar hacia posturas moderadas.

Otra cosa puede ser que, fiel a su estilo, trata siempre de aproximarse al auditorio, de tender puentes con el mismo. Y estaba en un ámbito que puede considerarse conservador, y buscó presentarse como un hombre de gran sintonía con un paladín conservador como George W. Bush. Puede ser también una jugada política para captar electorado de centro y derecha. Pero lo claro es que no midió consecuencias laterales.

Un ejemplo. Días pasados cruzó el charco para dar su apoyo al candidato argentino Hermes Binner, socialista, del Frente Amplio Progresista. Parece que no pensó que este tipo de revelaciones ponía en falsa escuadra al hombre que acaba de fotografiarse con él.

FV: Y sobre el fondo de las declaraciones ¿qué analizas?

OAB: Una cosa es lo que él decidió como presidente y otra que lo haya difundido. En cuanto a lo que hizo, es fundamental tener en cuenta un postulado científico: los hechos históricos se analizan en base al contexto de la época y no en base a la realidad de hoy. Pensar cómo debió actuarse hace 5 años en función de la situación política de hoy es falso. Por eso el debate político que estalló es un debate equivocado, pues los actores políticos hablan como si se planteara hacer ese entendimiento con Estados Unidos o ese enfrentamiento en base a la realidad de hoy. Además, los actores políticos no analizan los hechos en sí mismos, sino que lo que hacen es un debate político en busca de respectivas ganancias. Otra cosa muy importante es que Tabaré Vázquez no dijo nada nuevo. Esto mismo fue publicado en todos los diarios e informativos del mundo, cuando se difundieron algunos documentos diplomáticos de Estados Unidos por parte de WikiLeaks, las filtraciones de WikiLeaks. Lo otro es que en su momento, allá por 2006 ó 2007, los máximos líderes políticos del Uruguay estaban todos informados y hubo un consenso generalizado en que Uruguay debía tomar todas las precauciones necesarias.

Y es fundamental aclarar que lo que Vázquez dijo es que el gobierno uruguayo no pidió apoyo para hacer la guerra contra Argentina, sino que pidió apoyo para poder defenderse en caso de ataque. Basta pensar que con 20 aviones de combate, viejos, y unos pocos navíos, la capacidad defensiva de Uruguay no tiene comparación con la capacidad ofensiva que tiene Argentina. Lo fundamental es que la hipótesis uruguaya era que de llegarse a una situación bélica solo la podía provocar Argentina. Esa es la base del planteo. Y aquí corresponde una aclaración muy importante. Un jefe de Estado, que es a su vez el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, tiene la obligación de prever todas las contingencias posibles, por remotas que parezcan. Los estados mayores de las fuerzas armadas, aquí y en el mundo, estudian todos los posibles conflictos que puedan involucrar al país y planifican lo que debe hacerse en todos y cada uno de los casos. Así se hace en todo el mundo.

FV: Conviene recordar cómo eran los hechos entonces, aunque hayan pasado solo 4 ó 5 años.

OAB: Sí, es necesario analizar el contexto de la época, que no está tan lejano, apenas 4 ó 5 años. Pero que hoy se olvida. ¿Cómo se sentía Uruguay en 2006-2007? Porque lo que importa es cómo se veían las cosas de este lado del río, porque cada cual actúa según cómo ve la situación. Estaban bloqueados los puentes, en forma ininterrumpida por cinco años el puente de Fray Bentos, pero muchas veces también el de Paysandú y alguna que otra vez el de Salto. Llegaron a estar cortados en algún momento todos los puentes. Bloquear puentes es objetivamente un acto pre-bélico. Pero además hubo incidentes en el río Uruguay con ataques a oficiales de la Prefectura uruguaya, intentos de frenar el Buquebús, amenazas de generar incidentes dentro del Uruguay. Pero además hubo amenazas de destruir la planta de Botnia. Trascendió que el gobierno argentino evaluó la posibilidad – y esto también se difundió en todos los diarios e informativos del mundo – de cortar el suministro de gas a Uruguay. Todos esos bloqueos y esos ataques tuvieron el apoyo del gobierno argentino, cuyo presidente Kirchner declaró que era una causa nacional.

También es necesario analizar que en aquél momento las relaciones con Estados Unidos pasaban por su mejor momento y por el mayor sostén de opinión pública, dado el decisivo apoyo del gobierno Bush a la salida de la crisis financiera en Uruguay. Basta recordar la fraternal relación entre Bush y Vázquez cuando la visita a Uruguay del presidente norteamericano. Por eso hay que tener cuidado en que no es lo mismo hablar de Bush hoy que hacerlo en aquel momento. No es lo mismo la visión que había de Bush en 2006-2007 que hoy.

FV: Esas declaraciones de Vázquez generaron gran revuelo, tanto en el oficialismo con en la oposición, y también por supuesto en Argentina. Entonces anunció su retiro de la actividad política pública

OAB: Interpretar a Tabaré Vázquez es un arte difícil. Pero sobre todo hay que analizar siempre cómo es su accionar, cómo se ha comportado en situaciones similares y exactamente las palabras que ha empleado.

Tabaré es uno de los dos dirigentes políticos uruguayos que en el último medio siglo ha manejado mejor el juego de entrada y salida de escenas. El hacer mutis en momentos difíciles y el reentrar en el momento oportuno. Particularmente reentrar en el momento por él elegido, con los temas por él elegidos y en lo posible para llenar un vacío.

FV: ¿se ha retirado y vuelto en otras oportunidades?

OAB: Para mencionar las más importantes. Antes que nada, en 1993 condicionó su candidatura auna reestructura del frente Amplio. En 1996, producida la renuncia del general Seregni como presidente del Frente Amplio, Vázquez hace mutis hasta casi fin de año. Reingresa al primer plano para liderar la oposición a la reforma constitucional y, tras el plebiscito, para ser elegido como presidente del Frente Amplio. Duró en el cargo nueve meses; a la primera situación difícil, en setiembre de 1997, renuncia. Y se mantiene catorce meses en silencio, hasta que en diciembre de 1998 vuelve otra vez como presidente del Frente Amplio y candidato presidencial. En los años siguientes protagoniza algunas largas licencias; estuvo ausente desde la semana trágica de la crisis de 2002 hasta comienzos del año siguiente. El año pasado, tras abandonar la presidencia de la República -esto naturalmente tiene otras explicaciones, como no competir con el nuevo presidente- tuvo un largo silencio de once meses. Es decir, sus retiros no son hechos novedosos, sino manejos tácticos muy bien realizados

FV: Pero anunció su retiro

OAB: Primero hay que ver lo que no anunció: no anunció que no iba a ser candidato; no anunció que se retiraba de la política. Anunció algo extraño y que genera muchos matices: retiro de la vida política pública. Lo que quiere decir que no se retira de la vida política no pública. Además, retirarse tiene dos sentidos: uno cuando una persona pasa a retiro, es decir, abandona la actividad; otra cuando alguien se retira a descansar.

Pero lo realmente importante que logró Vázquez es que la discusión gira en torno a su retiro y su retorno, y se dejó de hablar de sus declaraciones. Con este paso táctico cambió el eje de la discusión. Luego vendrá el silencio, y más tarde o más temprano, su reaparición pública.