08 Jun. 2012

Las consecuencias políticas de la elección de afiliados del Frente Amplio

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Hay que esperar que aparezcan los datos finales. [...] Mónica Xavier gana de manera aplastante, lo cual le da un formidable peso para conducir la estructura del Frente Amplio. […] en la competencia entre las primeras figuras frenteamplistas, es un gran triunfo para Astori, sale muy bien parado Tabaré Vázquez y sale golpeado Mujica. […] Y finalmente, que hay un equilibrio en el peso entre las grandes corrientes, que es el mejor escenario para un presidente del Frente Amplio.


OAB: Como se sabe, el 27 de mayo se realizaron las elecciones de afiliados del Frente Amplio. ¿Qué se eligió? Varias cosas, pero sustancialmente tres: presidente nacional del Frente Amplio, miembros del Plenario Nacional en representación de los sectores políticos y miembros del Plenario Nacional elegidos nombre por nombre, sin listas, que son llamados impropiamente “delegados de base”. Como todavía no hay datos definitivos, sino que se ha escrutado tan solo el 57% de los votos, vamos a hacer un análisis en trazo grueso, de los grandes efectos políticos.

FV: ¿Pero estás diciendo que a casi dos semanas de realizadas las elecciones, todavía no hay resultados finales?

OAB: Exacto. Eso es así. Y lo es por dos razones:

Una. La elección es lo que se llama a padrón abierto o elecciones con afiliación simultánea. Es decir, hay un padrón, en el que estaba registrado alrededor de un tercio de los que votaron. El resto –los dos tercios de los votantes- se afilió en el momento, votó observado y posteriormente hubo un detenido trabajo de verificación de si no estaba afiliado anteriormente y no había votados dos veces.

La segunda razón, es que los llamados “delegados de base” se votan nombre por nombre, lo que hace que el escrutinio sea muy lento. No es lo mismo contabilizar listas que contabilizar nombre a nombre.

FV: ¿Cuáles son los efectos políticos?

OAB: Recordemos que hay 4 candidatos presidenciales, a la presidencia del Frente Amplio: Ernesto Agazzi, Juan Castillo, Enrique Rubio y Mónica Xavier. 

Veamos la elección por listas, de donde surge la correlación de fuerzas entre sectores. Hay 19 listas, pero importan -por su apoyo cuantitativo y su pres - 9 listas, que se pueden agrupar en 5 grandes corrientes:

Frente Liber Seregni, apoyado por las listas 2121 y 99738. La 2121 es la lista de Asamblea Uruguay que es el sector propiamente de Astori. La 99738 es la conjunción del Nuevo Espacio, que lidera Rafael Michelini, y de la Alianza Progresista, que ahora lidera el intendente de Maldonado Oscar de los Santos, y que hasta hace poco guiaban el ex vicepresidente de la República Rodolfo Nin Novoa y el ex ministro de Turismo Héctor Lescano. Apoyó a Mónica Xavier

Lista 90, socialistas y aliados. Lista encabezada por Daniel Martínez y grupo al que pertenece la candidata presidencial Mónica Xavier, que como dijimos también fue apoyada por el Frente Liber Seregni

Lista 609, Movimiento de Participación Popular. Lista encabezada por Lucía Topolansky, al que pertenece el candidato presidencial Ernesto Agazzi. Aunque no votó a Agazzi ni apoyó a ningún candidato, hay que incluir en esta corriente a la lista 567 del Partido por la Victoria del Pueblo.

Lista 1001, integrado por el Partido Comunista y el Fidel que postuló a Castillo

Y la quinta corriente es una nueva corriente, que podría denominarse el “neo-mujiquismo”, integrado por la lista 775005, que integran la Vertiente Artiguista y el grupo liderado por Diego Cánepa, y la lista 711 que lidera Raúl Sendic. Esta nueva corriente postuló a Rubio, que fue el candidato que impulsaba el propio Mujica como candidato común de esta nueva corriente y del MPP.

Finalmente hay una última lista importante, fuera de estas cinco corrientes, que no apoyó candidato presidencial alguno, que es la 7373 que lidera Fernández Huidobro.

Corresponde agregar una décima lista, la lista 1813, de la Liga Federal Frenteamplista, que no apoyó a ningún candidato presidencial en particular. Es una federación de grupos departamentales que tiene su mayor fuerza en Maldonado (conducido por el ex diputado y ex secretario de la Intendencia Departamental Héctor Pérez Morás), en Florida (conducido por el ex diputado Julio Matos) y en Treinta y Tres.

FV: Este es el panorama de sectores ¿y qué pasa políticamente con esto?

OAB: Pasa que de la elección -votos más votos menos, porcentajes más porcentajes menos- surge un equilibrio de fuerzas. Se puede decir grosso modo, en forma muy gruesa, que desde el punto de vista electoral la torta se divide en cuatro partes: un cuarto el Frente Liber Seregni, es decir, el astorismo; otro cuarto los socialistas; otro cuarto el viejo Espacio 609, es decir, MPP y aliados; y el último cuarto se divide en dos partes más o menos equilibradas: por un lado la 1001 y por otro lado la nueva corriente neo-mujiquista, que encabezan la Vertiente, Cánepa y Sendic.

FV: ¿Y la elección presidencial?

OAB: Hay que esperar que aparezcan los datos finales. Pero lo primero es que Mónica Xavier gana por lejos, de manera aplastante, lo cual le da un formidable peso para conducir la estructura del Frente Amplio. Lo segundo es que probablemente Mónica le gane a los dos candidatos mujiquistas sumados, le gane a la suma de Agazzi y Rubio.

El triunfo de Mónica Xavier, la magnitud del triunfo, el ganarle a los dos candidatos sumados que podían contarse como apoyos a Mujica, significa un formidable éxito para el astorismo y los socialistas. Pero en la competencia entre las primeras figuras frenteamplistas, es un gran triunfo para Astori, sale muy bien parado Tabaré Vázquez y sale golpeado Mujica. Es el peor escenario para el presidente de la República.

FV: ¿Y qué quiere decir el equilibrio entre corrientes? ¿Cómo se ata con el rotundo triunfo de Mónica Xavier?

OAB: Quiere decir que los socialistas se fortalecen, se fortalece mucho el astorismo, se debilita mucho el MPP, salen bien parados la 1001 y la nueva corriente que llamamos neo-mujiquista. Las listas que postularon a Mónica, el astorismo y los socialistas, representan más o menos la mitad del total, son el doble que el MPP y son una vez y media más que todo el mujiquismo sumado, sumando cosas no muy afines, no muy sumables, como el MPP y la corriente Vertiente-Cánepa-Sendic.

FV: ¿Qué pasa con los delegados de base?

OAB: Esta es una gran incógnita. Porque hasta que no esté terminado el escrutinio, no se pueden conocer dos datos fundamentales:

Uno. ¿Cuánta gente votó a estos llamados “delegados de base” y cuánta gente no los votó? Porque hasta ahora, en las tres elecciones anteriores, las de 1997, 2002 y 2006, los llamados “delegados de base” tuvieron entre la quinta y la sexta parte de los votos de las listas.

Segundo dato fundamental: cómo surge el peso de los sectores políticos a través de los “delegados de base” que les responden o les son afines. Porque esto puede romper el equilibrio que surge de la correlación de votos entre las corrientes y sectores.

FV: ¿Conclusiones?

OAB: Primero que todo, todo conduce a un aplastante triunfo de Mónica Xavier, lo que implica un formidable triunfo de Astori, de los socialistas y del Frente Liber Seregni. En segundo lugar, la pérdida de peso del MPP y el mal desempeño de su candidato. En tercer lugar, que queda mal parado el presidente Mujica. En cuarto término, que es un buen resultado para Tabaré Vázquez. Y finalmente, que hay un equilibrio en el peso entre las grandes corrientes, que es el mejor escenario para un presidente del Frente Amplio.