29 Nov. 2013

Por qué en las encuestas no se puede sumar libremente votos de diferentes partidos

Oscar A. Bottinelli – Diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Es frecuente que medios de comunicación publiquen las encuestas presentando al Frente Amplio de un lado y a los demás partidos del otro, bajo el rótulo “la oposición”. [...] poner los votos del Frente Amplio de un lado y de todos los demás del otro no tiene utilidad alguna ni para prever si el partido más votado gana en primera vuelta, ni para ver si gana el balotaje ni para ver si tiene mayoría absoluta.


OAB: Antes que nada una aclaración. A propósito de una mesa redonda organizada por la Suprema Corte de Justicia, en que participamos con colegas, algunos medios de comunicación nos endilgaron haber señalado una “caída preocupante de imagen judicial”. Bueno, no dijimos nada parecido ni nada que permita llegar a esa conclusión.

Ahora pasemos al tema del análisis: es frecuente que medios de comunicación publiquen las encuestas presentando al Frente Amplio de un lado y a los demás partidos del otro, bajo el rótulo “la oposición”. Por ejemplo, la semana pasada presentamos una encuesta que daba 41% al Frente Amplio, 27% al Partido Nacional, 15% al Partido Colorado, 2% al Partido Independiente y 1% a la Coordinadora de Unidad Popular. Bien, con ese método de simplificar en dos bloques, eso sumaría 41% al Frente Amplio y 44% a “la oposición”.

La pregunta es si presentar así es correcto y para qué sirve

FV: ¿Y para qué sirve presentar así los datos?

OAB: Digamos que para las elecciones nacionales, por ejemplo, uno puede buscar tres tipos de resultados, tres tipos de productos: uno es si un partido gana en primera vuelta, otro si se perfila que gana un balotaje y un tercero si obtiene mayoría parlamentaria.

Entonces, conviene ver cada cosa por separado, de acuerdo a las reglas de juego. Y las reglas de juego son las normas del sistema electoral.

FV: Veamos lo primero, si alguien gana en primera vuelta.

OAB: Esto es lo más sencillo de todo. Para ganar en primera vuelta se requiere la mayoría absoluta del total de votantes, incluidos los votos en blanco y los votos nulos ¿Qué quiere decir esto? Obtener la mayoría absoluta del total de votantes es superar la mitad de todos los votantes, es decir, al menos medio voto más de la totalidad de los votantes. Como las encuestas se expresan en porcentaje, si no hubiera margen de error, gana en primera vuelta alguien si obtiene el 50,001% del total de votantes.

Claro que como las encuestas tienen un margen de error estadístico, las cosas son más complicadas y nadie se arriesgaría a decir que un partido gana si en la encuesta da el 50,001%.

Esto es muy claro y muy simple.

FV: Veamos ahora el otro tipo de resultados: el balotaje.

OAB: El segundo tipo de resultado es si alguien tiene las mayores probabilidades de ganar un balotaje. Aquí es muy simple, compiten dos y el que tiene más votos gana. Pero lo que no es simple es calcular de dónde salen esos votos para saber si gana uno o gana el otro.

Primero que todo. Cuando se habla de “La oposición”, se suman los votos de los dos partidos tradicionales y del Partido Independiente. Pero he aquí que el Partido Independiente se ha dedicado a explicar que “es notoriamente un partido de oposición (pero) que no integra el bloque de blancos y colorados. Dicho de otro modo más gráfico: el Partido Independiente no integra el "partido de la oposición” al que refieren casi de continuo blancos y colorados”, así como muchos medios de comunicación y algunos colegas. Entonces, no se puede sumar al que no quiere ser sumado.

Pero además, cuando se analiza el comportamiento del electorado del Partido Independiente se observa que en 2009 se dividió una parte hacia Mujica y otra hacia Lacalle, por lo que sus votos no son sumables ni al Frente Amplio por un lado ni al conjunto de los partidos tradicionales por otro.

Pero además hay que ver qué pasó en los dos balotajes habidos en el país

FV: ¿Qué pasó en el balotaje de 1999?

OAB: En la primera vuelta de 1999 el Partido Colorado obtuvo el 32% y el Partido Nacional el 21 y medio por ciento, lo que sumados da 53 y medio por ciento. Pero Batlle en el balotaje logró el 52%. Y además por encuestas se sabe que recibió un punto y medio del Nuevo Espacio. Entonces, si obtuvo 52, menos uno y medio recibido del Nuevo Espacio da 50 y medio, menos 32 del Partido Colorado da 18 y medio. Eso es lo que recibió del Partido Nacional. Y el Partido Nacional había recibido en octubre 21 y medio. De donde: 3% del total del electorado votó en octubre al Partido Nacional y a Vázquez en el balotaje.

La suma de los partidos tradicionales da más que lo que dio el candidato tradicional en el balotaje.

FV: ¿Y en 2009 que fue el otro balotaje?

OAB: En octubre de 2009 el Frente Amplio obtuvo el 48% y en el balotaje Mujica alcanzó el 52 y medio. Subió 4 puntos y medio. Que fueron: medio de Asamblea Popular, aproximadamente 1 del Partido Independiente y los 3 restantes del Partido Colorado.

En octubre la suma de blancos y colorados dio 46% y Lacalle obtuvo el 43 y medio, pese a que recibió 1 punto del Partido Independiente. Lo que ocurre es que de los 17 puntos que obtuvo el Partido Colorado recibió 14 y los otros 3 se fueron a Mujica, como dijimos antes.

Entonces, conclusión interesante. Si seguimos las experiencias anteriores, la suma de blancos y colorados en octubre es mayor que los votos que el candidato tradicional obtiene en noviembre. Aquí se da aquello que dos y dos no son cuatro, sino que son menos que cuatro. Por eso, a efectos de ver las perspectivas para un balotaje, sumar los votos del Partido Nacional y del Partido Colorado da una aproximación, pero nada más, no sirve para mucho más.

FV: ¿Por último decías que el otro tipo de resultados que se busca es ver si se obtiene o no la mayoría parlamentaria?

OAB: Antes que nada, hay que dejar claro que es mayoría parlamentaria: es cuando el partido más votado cuenta con 50 diputados en 99 y con 15 senadores en 30 ¿Por qué 15 en 30 y no 16? Porque el desnivel, la mayoría, lo produce el vicepresidente de la República, que pasa a integrar la cámara alta con voz y voto. Es decir, con 15 senadores más el vicepresidente, el partido ganador tiene esa mayoría senatorial.

Ahora veamos de lo que venimos hablando. Muchas veces se cree que para que un partido obtenga la mayoría parlamentaria tiene que tener más votos que los demás sumados. Y eso explicaría el sumar el primer partido de un lado y todos los demás del otro. Pero resulta que no es así. Ya no lo fue en la elección pasada: el Frente Amplio tuvo menos votos que todos los demás sumados y en cambio obtuvo mayoría directa en ambas cámaras: 50 diputados y 16 senadores más el vicepresidente de la República.

¿Entonces? Bueno, la cosa es un poco complicada y muy técnica. Dicho lo más simple posible: la regla de obtención de la mayoría absoluta para la Cámara de Representantes es que en la aplicación del método d'Hondt el cociente para la banca 50 supere al cociente para la banca en disputa por cada uno de los demás lemas. No es fácil de explicar, porque es una relación matemática entre los votos del primer partido con los votos de cada uno de los demás partidos, y de esa relación matemática surge si obtiene o no la banca 50 en diputados. Y más o menos lo mismo es en la Cámara de Senadores para la obtención de la banca número 15.

FV: En resumen

OAB: Que poner los votos del Frente Amplio de un lado y de todos los demás del otro no tiene utilidad alguna ni para prever si el partido más votado gana en primera vuelta, ni para ver si gana el balotaje ni para ver si tiene mayoría absoluta.

Además, como lo ha manifestado el Partido Independiente, no quiere ser sumado a los partidos tradicionales, entonces tampoco se puede sumar al que no quiere ser sumado.