12 Dic. 2014

Cómo votaron los nuevos votantes en las elecciones nacionales del 26 de octubre

Oscar A. Bottinelli – diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo

Un tema interesante, que ha dado lugar a alguna que otra polémica, es el comportamiento de los nuevos votantes. Lo que vamos a presentar hoy es un estudio basado en los datos concretos de votos mediante el análisis de los circuitos electorales. Atención y que nadie se confunda: no estamos hablando de encuestas, no es un estudio a partir de las encuestas, sino un estudio basado en los votos habidos en los diferentes circuitos del país, analizados por edad de los votantes.


OAB: Un tema interesante, que ha dado lugar a alguna que otra polémica, es el comportamiento de los nuevos votantes. Lo que vamos a presentar hoy es un estudio basado en los datos concretos de votos mediante el análisis de los circuitos electorales. Atención y que nadie se confunda: no estamos hablando de encuestas, no es un estudio a partir de las encuestas, sino un estudio basado en los votos habidos en los diferentes circuitos del país, analizados por edad de los votantes. Y esto permite sacar algunas conclusiones interesantes.

FV: ¿Qué conclusiones aparecen?

OAB: Primero que todo conviene ver números, de manera un poco gruesa porque en un medio exclusivamente oral como la radio, hay que evitar la sopa de números. No olvidemos que en la elección se presentaron 7 partidos políticos, a lo que hay que sumar otros tipos de voto: el voto en blanco y el voto anulado.

Para simplificar los números, los agrupamos en cuatro conjuntos: Uno, Frente Amplio como tal. Dos, los partidos tradicionales sumados, es decir, Partido Nacional más Partido Colorado. Tres, los otros cuatro partidos: Independiente, Unidad Popular, Ecologista y de los Trabajadores. Cuatro, los votos residuales o sin efecto: Voto en blanco más voto anulado.

Presentados los datos en esas cuatro categorías, en el total del país, la votación expresada en porcentaje sobre el total de votantes, fue:

FV:


OAB: Bien, ahora veamos como votaron los nuevos votantes, que en general son personas de entre 18 y 22 años de edad.

El Frente Amplio obtuvo el 52,6%. Eso quiere decir que en los nuevo votantes obtuvo casi 5 puntos más que en lo que obtuvo entre todo el electorado, exactamente estuvo 4,8 puntos por encima. Los partidos tradicionales lograron en conjunto 39,2%. Eso es alrededor de 4 puntos y medio por debajo de lo que obtuvieron en todo el electorado. Exactamente 4,6 puntos por debajo.

Se puede ver que entre los jóvenes el Frente Amplio estuvo por encima del total casi la misma cantidad de puntos que estuvieron por debajo los partidos tradicionales.

Los otros partidos también estuvieron por debajo. En todo el país sumaron 5,1% y entre los nuevos votantes 4,7%. La novedad de esta elección fue la alta votación de estos otros partidos, fundamentalmente del Partido Independiente, Unidad Popular y el Partido Ecologista. Sin embargo, esa alta votación fue más fuerte en los que ya habían votado anteriormente que en los nuevos votantes.

Y finalmente el voto en blanco y anulado estuvo entre los nuevos votantes en el 3,4%, mientras que en el promedio de todo el país fue el 3,3%. Es decir, estuvo entre los nuevos votantes un punto por encima que en el total del electorado.

FV: ¿Y qué pasa con los nuevos votantes de las elecciones anteriores?

OAB: Vamos a hablar de dos elecciones anteriores, todas las cuales corresponden al actual ciclo histórico, son las únicas tres generaciones electorales que tienen en común votar por primera vez en elecciones ganadas por el Frente Amplio. Son las generaciones del segundo cambio histórico en la historia electoral del Uruguay moderno. El primer cambio histórico fue en 1958, cuando el Partido Nacional rompe 93 años de dominio colorado. Y el segundo cambio histórico en 2004, cuando el Frente Amplio rompe casi dos siglos, 184 años exactos, de predominio de los partidos tradicionales, de los partidos fundacionales de la República.

Bien, el Frente Amplio vota peor entre los nuevos votantes de esta elección, que lo que votaron los nuevos votantes en 2009. Hoy fue el 52,6% y cinco años atrás el 53,4%. Cayó casi un punto porcentual, 0,8%. Y en 2009 ya había caído respecto a 2004, cuando logró el 55,1%. De punta a punta del ciclo frenteamplista, los actuales nuevos votantes fueron 2 puntos y medio menos que los de 2004. En 10 años el Frente Amplio cayó 2 puntos y medio entre los nuevos votantes, pasó del 55,1% al 52,6%

Sin duda, la generación 2004 es la generación más fuerte de votantes frenteamplistas. Votaba menos en los generaciones anteriores y votó menos en las generaciones posteriores. Esa generación 2004 es donde hay más frenteamplistas y hoy tienen entre los 28 y los 32 años de edad.

FV: ¿Y qué pasa con los partidos tradicionales?

OAB: Al hablar de partidos tradicionales lo hacemos como un conjunto, como el estudio de un bloque. Es diferente estudiar partido por partido, porque hay trasvasamiento de votos del Partido Nacional hacia el Partido Colorado y del Partido Colorado hacia el Partido Nacional. Y eso da para un estudio en sí mismo.

En los nuevos votantes los partidos tradicionales en conjunto obtuvieron este año el 39,2%. Eso fue menos que hace cinco años, cuando los nuevos votantes fueron el 40,9%. Cayeron más de un punto y medio, exactamente el 1,7%. Pero en 2009 subieron respecto a 2004, cuando lograron el 40,3%. En 2004 estuvieron por debajo de 2009 y por encima de 2014.

A diferencia del Frente Amplio, que entre los votantes por primera vez cayó elección tras elección, de 200a a 2009 y de 2009 a 2014, los partidos tradicionales tuvieron una suba de 2004 a 2009 y una caída de 2009 a 2014.

La pregunta es, si el Frente Amplio cayó de la elección pasada a esta en esos votantes por primera vez, y los partidos tradicionales también cayeron ¿qué pasó? Bueno, pasó que en los nuevos votantes hubo un crecimiento claro de los otros partidos y un crecimiento también del voto en blanco y anulado. Hay una dato significativo, aunque cuantitativamente menor: los nuevos votantes se sienten cada vez más atraídos por opciones ajenas a los tres grandes partidos y buscan camino alternativos. Obviamente, visto los números, el grueso sigue inclinándose por esos tres grandes partidos. Pero esa opción por los tres grandes partidos está en caída.